El domingo, pasadas las 7.00 de la mañana, el personal médico y la enfermera del Hospital de Juan N. Fernández, escucharon unos ruidos y gritos en el sector de adelante. Cuando fueron, lo que vieron fue la silla de ruedas que está siempre a la entrada, estaba en la calle.

Hasta varias horas después, lo sucedido era un misterio. Por la tarde comenzó a circular un vídeo, vía redes sociales, en el que se veía a un grupo de jóvenes que ingresaron al hospital, tomaron la silla de ruedas y uno se sentó en ella. Por detrás lo empujaron hacia afuera y por la rampa, cuesta abajo, llegó hasta la calle. Todo esto en medio de las risas y gritando pidiendo auxilio.

Inmediatamente se subieron a un auto color rojo y se marcharon. El vídeo, obviamente, lo filmó uno de los jóvenes intervinientes.

Por la tarde, la Dra. Jaquelin Beron, quien estaba de guardia, realizó la denuncia en la Sub Comisaría local, interviniendo la UFI Nº 30.