Una profesora de pilates oriunda de La Dulce, partido de Necochea, fue la creadora de la iniciativa.


A nivel mundial, el compromiso y la toma de conciencia para la lucha contra el Cáncer de Mama se celebra cada 19 de octubre. Todas las ciudades se adaptan a la evocación de este día, no obstante, en La Dulce ese compromiso adoptó una nueva modalidad para hacer más visible el mensaje a transmitir.

Ubicado en el partido de Necochea, un grupo de vecinos de La Dulce va a sacar a relucir objetos de color rosa durante todo el mes de octubre. Mediante las redes sociales, se pidió que cada hogar y cada comercio tenga, por lo menos, una insignia u objeto con ese tono.

Local de ropa en La Dulce – 1

Para ello, la convocatoria se hizo a través del eslogan y hashtag #PuebloRosa, a fin de propagarla a la mayor cantidad de gente posible. Quien ideó esta idea fue la profesora de pilates local María Eugenia Lay, y lo hizo junto a una de sus alumnas, Susana Gutiérrez. Ambas le formularon la propuesta al resto de las compañeras de clase, quienes aceptaron sin titubeos en llevarla adelante. Lay dijo, además, que una de sus alumnas padece de la enfermedad, siendo el motivo principal para idear y desarrollar la concientización.

La profesora indicó que, en principio, “la propuesta fue hacer una caminata con una prenda rosa, pero arrancamos con tanta anticipación que conseguimos que vengan médicos de Necochea a dar charlas informativas”. De modo tal, que la idea primigenia “creció tanto que propusimos que todo el pueblo se vista de rosa para acompañar a las mujeres que están atravesando esta lucha”, concluyó.

La caminata no quedará excluida, por eso los vecinos recorrerán íntegramente las calles de La Dulce. Todo el desarrollo ya cuenta con el apoyo del delegado municipal, quien además se ocupó de “poner a disposición seguridad y ambulancias ante cualquier inconveniente”, continuó diciendo Lay.

Un pueblo se viste de rosa – 1

A poco de darse a conocer la iniciativa por las redes sociales, los vecinos se hicieron eco de la misma colocando, ante la vista de todos, un objeto de color rosa en sus respectivas viviendas, como ser moños, globos, cintas y hasta telas que pendían de los árboles. Comercios y estaciones de servicio también se plegaron a actuar en consecuencia. Tanta visibilidad podría permitir la imitación de parte de otros pueblos aledaños, sostuvo María Eugenia Lay con un dejo de esperanza.

La buena predisposición de los vecinos de La Dulce podría ser el disparador para futuras iniciativas y modalidades a tener en cuenta en próximas campañas de concientización.

Cáncer de mama es actualmente el más frecuente en la mujer. De hecho, una de cada ocho que alcanzan los 80 años padecieron esta enfermedad. El 95 por ciento de los casos puede curarse si se detecta a tiempo.

Una de las medidas de prevención básicas es la autoexploración, que cada una debe realizar todos los meses, sin excepción, siempre en la misma fase del ciclo. La alerta más frecuente es la palpación de un tumor, nódulo o dureza en la mama, aunque hay otros síntomas de menor ocurrencia, como retracciones o hundimientos en la piel o el pezón, enrojecimiento en la piel, descamación o pérdida de sangre por el pezón o la palpación de un bulto en la axila.

Si observás alguno de estos factores, hacé una consulta con el médico. Asimismo, preguntale al profesional cuándo deberías comenzar a hacerte mamografías y otros exámenes de detección según tus antecedentes personales.

Cómo hacer el autoexamen

Los expertos concuerdan en que no importa tanto seguir un esquema, sino que lo crucial es estar atenta a los cambios. Lo ideal es examinar las mamas bajo la ducha, ya que los dedos se deslizan mejor con el agua. Los médicos recomiendan examinar cada parte del pecho pero hay profesionales que hasta aconsejan fijarse en axilas, esternón, clavícula y el margen inferior del pecho.

Podés hacer el autoexamen acostada o parada. La primera opción es más recomendable porque es más fácil hacerlo, no obstante, los pasos a seguir son:

1 – Colocar la mano derecha por detrás de la cabeza. Con los dedos del medio de la mano izquierda presionar suavemente pero con firmeza.

2 – Realizar movimientos pequeños para examinar toda la mama (de arriba a abajo, en espiral o del centro hacia afuera).

3 – Sentarse para palpar la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esa área.

4 – Presionar de forma suave los pezones para comprobar si hay secreción.

5 – Repetir el proceso en la mama izquierda.

Tras este autoexamen se debe usar un espejo para vigilar el aspecto de las mamas. Hay que poner los brazos a los lados y mirarlas directamente en el reflejo para buscar cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja. También se debe prestar atención a la forma y el contorno de cada mama y revisar si el pezón está hundido. Tras lo cual, se tienen que elevar los brazos y volver a analizar.

La mayoría de las mujeres tienen algunas protuberancias, por lo que el objetivo es encontrar cualquier detalle nuevo o diferente. “Es necesario tener en cuenta que los cambios hormonales que tenemos las mujeres a lo largo del ciclo van haciendo modificaciones a nivel mamario. Por eso es importante que sea sólo una vez al mes y hacerlo siempre en la misma fase del ciclo para evitar estas diferencias hormonales que se pueden detectar a la palpación de la mama”, advirtió la ginecóloga y médica especializada en medicina reproductiva Bárbara Lotti (M.N. 114154).



Comentarios