La Fiscalía de Villa Cura Brochero, a cargo de Analía Gallaratto en un trabajo en conjunto con la DIO de Policía Judicial y la Brigada de Investigaciones de la Departamental San Alberto, tras varios meses de investigación, logró desarticular una banda dedicada a cometer hechos de estafas basados en una supuesta terapia egipcia llamada Seshen y haciéndose pasar por falsos psicólogos afectaron el patrimonio de damnificados en diferentes puntos de la Pcia. de Cba y del país.

En virtud de la minuciosa pesquisa, se realizaron sendos allanamientos en los cuales se procedió a la detención de los jefes de la banda (un hombre y una mujer) y a seis de sus integrantes, los cuales fueron imputados de los delitos de asociación ilícita, estafas reiteradas y ejercicio ilegal de la profesión de psicología.

Los procedimientos se llevaron a cabo en distintos barrios de la ciudad de Córdoba, como así también en las localidades de Villa Cura Brochero, San Lorenzo y Huinca Renanco, secuestrándose grandes sumas de dinero (nacional y extranjero) automotores, aparatos informáticos, documentación relacionada con la investigación y armas de fuego con un arsenal de municiones.

El lider de esta secta se llama Álvaro Juan Aparicio Díaz es un hombre extranjero de 63 años radicado hace al menos una década en el país, dedicado según la AFIP a la edición de libros. No tiene tarjeta de crédito ni cuentas o empleados a su nombre, ni siquiera deudas recientes en cuentas bancarias según registros consultados. Es un hombre callado y tranquilo, con un domicilio en el valle de Traslasierra.

Díaz operó como el líder de la llamada Fundación Académica Seshen, una organización que vendía a sus fieles un ticket de ingreso a la sanación y la espiritualidad del Antiguo Egipto, llamada así por el loto azul que crece en las aguas del Nilo, un símbolo de renacimiento en la teología de los faraones, con una variada oferta.

Seshen ofrecía costosos viajes a las Pirámides con visitas guiadas por Díaz mismo, clases online con suscripciones en dólares y títulos grandilocuentes. “Aprender a pensar”, “El Secreto de la Vida”, eran los nombres de alguna de ellas que Díaz, como figura central, dictaba bajo un curioso alias, “Licenciado Ahú Sari Merek”, vestido siempre con un chaleco utilitario, como si fuese un explorador, otro personaje curioso entre el exotismo espiritual de la sierra cordobesa. Su vida como autor es prolífica: registró 14 libros a su nombre en los últimos siete años de acuerdo a datos de la Cámara del Libro, algunos en venta en Amazon a 15 dólares. Cuatro de ellos son los manuales privados de su fundación.