Muchos jóvenes mendocinos han optado por no vacunarse contra el covid-19. Según un informe que publicó el Gobierno nacional, sólo el 38% de personas entre 20 y 29 años han recibido la primera dosis contra el coronavirus.

// Mirá también: Coronavirus en Mendoza: el triple de pacientes recuperados que nuevos casos

En un sondeo realizado en las redes sociales, varios mendocinos explicaron que le temen a que la inyección sea más riesgosa que contraer el virus.

Si bien la mayoría coincidió en que no son personas “anti vacunas”, pero si consideran que son muy chicos para recibir una dosis que fue elaborada muy rápido en comparación con otras vacunas.

Las vacunas tardan entre 5 y 10 años en formarse, pero frente a la necesidad del mundo de combatir el virus, los laboratorios más conocidos lograron formarlas en pocos meses, lo que generó ciertas dudas sobre la eficacia de las mismas y los efectos adversos a largo plazo.

“Aunque los laboratorios tienen prestigio, a todos nos genera cierta duda de que no tuvieron mucho tiempo para probarla”, comentó uno de ellos a Vía Mendoza.

Lo cierto es que los jóvenes le tienen mucho temor a una en especial, la AstraZeneca, por los efectos que causa a las horas de recibir la primera dosis.

Comparación de vacunas.Gentileza.

// Mirá también: Vacuna Covid-19 en Mendoza: padres de chicos en riesgo reclamaron poder inocular a sus hijos

“Solo se que como joven con salud física, una vacuna no probada, sin conocimiento de los efectos adversos a largo plazo, puede presentarme a mi más riesgos que el propio covid”, comentó otro de los jóvenes.

Sin embargo, muchos científicos explicaron que los jóvenes son los que más expuestos están al virus, ya que asisten a más reuniones sociales y en los últimos meses eran más los casos de jóvenes internados en terapia intensiva que adultos.

Frente a esta situación, alientan a los mismos a que reciban las dosis contra el coronavirus, ya que es mucho más riesgoso contraer el virus que recibir la vacuna.