La decisión había sido anticipada por Cornejo al presidente Mauricio Macri el 11 de enero y confirmada el sábado 2 de febrero, en una charla telefónica. En la noche del lunes volvieron a hablar: esta vez llamó el Presidente para ultimar detalles de la estrategia discursiva.


La decisión de Alfredo Cornejo de no unificar las elecciones provinciales con la nacional dejó un sabor amargo en la Casa Rosada, donde hasta último momento tuvieron la esperanza de que Mendoza y Jujuy votaran en octubre, con el calendario nacional.

La decisión había sido anticipada por Cornejo al presidente Mauricio Macri el 11 de enero y confirmada el sábado 2 de febrero, en una charla telefónica. En la noche del lunes volvieron a hablar: esta vez llamó el Presidente para ultimar detalles de la estrategia discursiva.

Así lo confiaron a Vía País y Vía Mendoza estrechos colaboradores del Presidente Macri. Y anticiparon la línea discursiva: “La decisión fue consensuada porque una victoria de Cambiemos en Mendoza en septiembre impulsará a Macri en la recta final por la reelección el 27 de octubre”.

No obstante, ayer ganó el silencio. Los tres ministros con los que se comunicó este diario optaron por no opinar. “No voy a hablar. El gobernador decidió cumplir la ley provincial”, dijo un funcionario que participó en la reunión de Gabinete con Macri a las 10:00.

El tema se habló en la reunión, en la que también estuvo el radical cordobés Mario Negri, quien sería el hombre elegido por Macri para disputarle la provincia mediterránea al peronista Juan Schiaretti el 12 de mayo.

Macri fue a saludar a los obreros que trabajan en la construcción de un jardín en Quimilí

Allí, según las fuentes consultadas, Macri expresó su confianza en Cornejo. “Me aseguró que una victoria contundente en septiembre le va a dar un plafón de optimismo a Cambiemos para octubre”, expresó el mandatario, según pudo reconstruir este diario.

La única duda en la Rosada que ningún funcionario o vocero del PRO pudo responder es si Cornejo se comprometió a ser candidato a diputado nacional y estar en la boleta junto a Macri en octubre. No obstante, lo dan como un hecho porque está en juego el futuro de la coalición.

Mauricio Macri recibió en Casa Rosada a mujeres de las Fuerzas Armadas

Según explicaron en la Rosada, Cornejo le había dejado en claro al Presidente que no unificaría la elección el 11 de enero, cuando se reunieron en Villa La Angostura, Neuquén, en plenas vacaciones del mandatario nacional.

De ese encuentro también participaron el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, y el jefe de Gobierno porteño, Rodríguez Larreta. El primero también adelantará las elecciones porque Macri, según las encuestas, tendría una intención de votos de 12 puntos allí.

Al margen de las encuestas, Macri no tiene tanto predicamento sobre los gobernadores radicales como sí lo tiene por sobre Larreta y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, dos dirigentes de su riñón que decidieron no desdoblar.

Larreta y Vidal pretendían que Cornejo dictara un decreto y unificara las elecciones. “Es bueno que votemos todos juntos porque se ahorra plata”, había esgrimido el porteño una semana atrás. La decisión final no cayó para nada bien en Capital Federal y Buenos Aires.

Mendoza se sumó así al pelotón de provincias que eligieron desdoblar o no unificar sus comicios locales, integrado por La Pampa, Córdoba, San Juan, Chubut, Entre Ríos, Río Negro, Neuquén, San Luis y Santa Fe.

Quienes aceptaron a hablar en off en la Rosada le restaron importancia a la decisión de Cornejo y focalizaron en asegurar que fue acordado con Macri.

“El desdoblamiento fue consensuado entre Cornejo y Macri, hablaron para eso. No es una novedad para nosotros. No hay disgusto alguno”, aseguró a este medio un estrecho colaborador del jefe de Estado. Pero ningún funcionario aceptó hablar con la prensa del tema.

Mauricio Macri, en plena conferencia de prensa. (EFE)

Según las fuentes consultadas, Macri y Cornejo venían dialogando para “buscar la mejor estrategia a largo plazo, que tiene como mayor objetivo la reelección del Presidente”.

En el entorno de Vidal señalaron que la gobernadora había pedido a los integrantes de Cambiemos “no especular” con el calendario electoral. Y en el caso de Mendoza no especular significaba no unificar, dado que la provincia por ley vota antes que la Nación.

“De ninguna manera hay mala onda, fue un acuerdo mutuo entre el Presidente y Cornejo: esto es estratégico. Además, se cumplió la ley provincial que fija los plazos”, remarcaron en la Rosada ayer tras la reunión de Gabinete.

Se trata de un giro discursivo radical, dado que en la Casa Rosada hace tan solo un mes entendían que despegarse de la elección nacional en los distritos gobernados por el oficialismo es una señal de debilidad de Macri en su afán de ser reelegido.

A pesar de la muestra de optimismo, hay datos duros que marcaron el camino: en Mendoza, según algunas encuestas, Cornejo tiene un 60% de imagen positiva contra un 40% de la de Macri; pero la diferencia sustancial entre ambos radica en la imagen negativa: la del gobernador es muy baja y la del Presidente está por las nubes.






Comentarios