Patricia Galván, diputada mendocina, médica neonatóloga y  militante de la agrupación de médicos a favor del aborto, explicó que el riesgo para la mujer será mínimo.


La diputada provincial Patricia Galván, médica neonatóloga con 30 años de experiencia y miembro de la flamante agrupación de médicos a favor del aborto legal explicó algunos casos vividos en su profesión: “He visto llegar a mujeres que intentaron abortar con agujas, tallos de perejil o el alambre de una percha. Muchas murieron y otras quedaron con graves secuelas”.

Patricia Galván.

Además, agregó: ​”Hay clínicas en donde se cobran 30 mil pesos para abortar. Incluso muchos se desgarran las vestiduras oponiéndose, pero su accionar no va de la mano de lo que dicen”.

La mujer, de 62 años, tiene un largo camino recorrido en la política y en los hospitales, que comenzó cuando se decidió a estudiar medicina. En la facultad conoció a quien se convertiría en su esposo y mientras cursaba tuvo 2 hijos.

Para sustentarse y sin tener un título aún, trabajó en el hospital Rawson, un nosocomio cordobés rodeado de barrios vulnerables. Fue allí donde tuvo su primer encuentro con una cruda realidad que la cambiaría para siempre.

 “Esta iniciativa es de gran importancia porque de aprobarse establecerá las condiciones adecuadas y el riesgo de un aborto bien hecho es mínimo, abortar será como sacarse una muela”, agregó.






Comentarios