Mientras una mujer distraía a la única empleada del comercio, un hombre se guardaba un vestido por debajo de su remera.


El hecho se produjo el pasado viernes aproximadamente a las 17:50. Según puede verse en la filmación, ingresan al local de calle Espejo una mujer de aproximadamente 50 años, y un hombre de 30, fingiendo ser clientes. Así informó MendozaPost.

La mujer distrae a la única empleada del local, haciéndole preguntas sobre algunos productos, mientras el hombre finge revisar la ropa en venta. Al ver que la empleada no le está prestando atención, el joven tomó un vestido de los percheros, lo hizo un bollo y se lo guardó entre sus prendas. Luego de hacer algunas otras preguntas, se fueron sin comprar nada. 

Según consignó la dueña del local, revisando otras filmaciones de seguridad, antes de que se produzca el hurto puede notarse a otra persona, un hombre joven con rastas que pasa varias veces frente al local, e intercambia gestos con la pareja que realizó el robo, aparentemente indicándole que había una única empleada en el negocio. Anteriormente este mismo hombre había entrado al local “a mirar” y se había ido sin realizar ninguna compra.


En esta nota:

Mendoza Robo Sociedad



Comentarios