Lo que comenzó como un vecino ebrio molestando a sus pares desencadenó una batahola que terminó con discusiones, peleas, tiros y apuñalados.

La gresca que se desató en la zona de Figueroa Alcorta y Oruro en Guaymallén en la noche del sábado dejó como resultado cinco detenidos y un hombre de 31 años muerto.

Ariel Gustavo Sejas recibió múltiples puntazos en el cuerpo y la estocada fatal fue a la altura del corazón.

De acuerdo a las fuentes oficiales, la víctima había salido recientemente de la cárcel y tenía un frondoso prontuario. Tentativa de homicidio, robo y robo agravado y hurto son algunas de las causas que involucraban a Sejas.

Según el reporte oficial, el sábado alrededor de las once y media de la noche comenzó una sucesión de llamados al 911.

Primero fue para alertar que un borracho estaba pateando las puertas de todas las casas del lugar. Luego era que se había producido una riña entre vecinos en la que participaron unas 10 personas y se escuchaban disparos. En otro de los llamados a emergencias pedían a la Policía pero también asistencia médica porque había una persona apuñalada.

Apenas arribó el personal policial encontraron a un hombre con una herida cortante en la mano, lo trasladan a un centro asistencial y segundos después dan con un arma blanca toda ensangrentada.

Mientras los efectivos intentaban determinar que había sucedido, de la guardia del hospital Central informaron que ingresó Sejas pero ya había fallecido.

El joven tenía múltiples heridas de arma blanca, algunas en la zona abdominal pero la que le provocó la muerte fue una puñalada a la altura del corazón.

Durante la investigación, el padre de Ariel confirmó que el hijo había recuperado la libertad poco tiempo atrás y que no sabía realmente que sucedió entre los vecinos.

En cambio la madre contó que los vecinos marcaron a un tal Walter como el autor del hecho, sin embargo desconocía los pormenores de la disputa.

Antes las versiones que corrían en la calle, los efectivos aprehendieron a cinco personas y las trasladaron a la Comisaría 25.

La causa está calificada como homicidio y quedó cargo de la Oficina Fiscal 8 de Guaymallén.