Los fieles deberán orar desde sus casas para venerar al Patrono del "pan y el trabajo".


San Cayetano, uno de los santos más venerados por la comunidad católica, este año no será honrado en las parroquias, pero sí en los hogares de los fieles, ya que la realidad sanitaria, por el coronavirus modificó el festejo.

El 7 de agosto de cada año se conmemora a San Cayetano, uno de los santos a quien más se le reza para pedir y agradecer por el “pan y el trabajo”.

Bajo el lema “Que tu casa sea un santuario”, las autoridades de la Iglesia local instaron a la sociedad a no salir de sus casas para venerar al santo, y acompañaron el pedido con la decisión de no realizar celebraciones específicas ya que buscan que todos se sigan cuidando.

“Sabemos las necesidades que está pasando el pueblo mendocino y, el mundo entero, en general. Por ello, creemos que las plegarias este año vendrán cargadas de pedidos por trabajo y salud, factores primordiales en los tiempos que corren. La salud está en jaque con el coronavirus y el trabajo sufre los avatares de la pandemia”, dijo a El Sol, Marcelo De Benedectis, vocero del Arzbispado.

Vocero del Arzobispado de Mendoza, Marcelo De Benedictis.

“No queremos que nuestra casa se convierta en foco de contagio por ello, tal como hicimos con Santiago Apóstol, ahora veneraremos a San Cayetano desde los hogares, le hablaremos desde lo más interno de nuestra alma y corazón y les aseguro a todos que la súplica será escuchada y tenida en cuenta”, expresó.




Comentarios