Demandó, además, al Arzobispado de Mendoza por un millón de pesos.


Una mujer demandó al Arzobispado de Mendoza por daños derivados de la violencia de género durante una investigación interna de la Iglesia.  

En septiembre de 2018, se radicó una denuncia en la Curia contra un diácono permanente por haber llevado “una doble vida” y procurado que le practicaran dos abortos en 2008 y 2011. Reclamó, por ello, una indemnización de un millón de pesos.

Hace poco más de un año, la mujer pidió por nota al arzobispo Marcelo Colombo que el diácono fuera expulsado de la Iglesia Católica y le fuera retirado el estado clerical.

Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de la diócesis de Mendoza.

Colombo contó que varios años después de la denuncia contra el diácono, se descubrió que era casado y que tenía hijos, lo que está sancionado por el Derecho Canónico por tratarse de una conducta impropia.

“Se han cometido privación del patrocinio letrado y asistencia profesional; intimidación de testigos; denegación de justicia, todo en flagrante violación de normas constitucionales, convencionales y jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza”, denunciaron los abogados de la demandante.

Mientras, Luis Cuervo, abogado del Arzobispado de Mendoza, negó de manera rotunda la acusación de la demandante: “Niego terminantemente que la Iglesia haya presionado o intimidado a testigos de la denunciante: fuimos a notificarlos para que efectivamente vinieran a declarar. Jamás tratamos de que ella dejara sin efecto la denuncia”.




Comentarios