Había llegado a Mendoza en 2008 en busca de oportunidades. Pidió ayuda para regresar a Ecuador y se asistió su traslado.


La vida de Jennifer Pincay García no ha sido para nada fácil en el último tiempo, es que estaba en situación de calle en Mendoza -siendo oriunda de Ecuador-, indocumentada y sin afectos. En el 2008 llegó a la provincia en busca de oportunidades, escapando de la pobreza y la discriminación que sufría en su círculo por ser transexual. Sin emabrgo, aquí el destino le jugó un duro revés y decidió volver a su país. No pudo hacerlo por sus propios medios y le pidió ayuda al Estado. 

Desde que llegó a la provincia, Jennifer trabajó en la calle sin muchas perspectivas más que la supervivencia, hasta que a fines del año pasado una discusión con sus compañeras de vivienda la dejó sola en la calle. Por ello, en diciembre de 2018, acudió a la Dirección de Género y Diversidad de la provincia en busca de ayuda.

Fernanda Urquiza, responsable del área de Diversidad, comentó al respecto: “Su situación era muy triste en todo sentido, no tenía dinero, estaba sin un lugar donde dormir, presentaba problemas de salud e incluso no tenía documentos. Era un caso muy difícil y complejo que requería un abordaje integral porque además había manifestado su deseo de volver a Ecuador”.

Jennifer tenía documento nacional de extranjería vencido, sin pasaporte ni cédula de ciudadanía. 

Gracias al abordaje realizado tanto por la Dirección de Género y Diversidad como la Municipalidad de Las Heras, Jennifer recibió hospedaje, ayuda legal, social, atención de la salud y acompañamiento para una contención emocional durante este tiempo.

En primer lugar, se la alojó en un hogar para personas del colectivo LGBTIQ+ ubicado en Las Heras. Luego fue asistida por el Programa de Salud Sexual y Reproductiva y por personal del Hospital Central. Además, recibió asesoramiento del Consulado de Ecuador en Mendoza y de la Dirección de Migraciones, cuya cónsul, Julia Bernardita Romero de Battiston, facilitó todas las herramientas para agilizar el regreso de Pincay a su país. Además, gracias al aporte del Registro Civil, se pudieron tramitar las certificaciones de identidad necesarias.

Finalmente, luego de siete meses de largas gestiones con las autoridades de Ecuador, Jennifer, quien había manifestado su deseo de volver a su país de origen, pudo viajar a finales del mes pasado para reencontrarse con su familia.

Esta acción fue reconocida por el embajador de Ecuador en la Argentina, Diego Fernando Yépez Lasso, quien destacó la labor realizada por todo el equipo del Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes y por la Municipalidad de Las Heras. En una carta enviada al Gobernador Alfredo Cornejo, agradeció la asistencia otorgada a su compatriota durante siete meses y su esfuerzo para contenerla en todo aspecto.





Comentarios