Tiene 15 años y vive en El Borbollón. Cómo son sus rutinas y pasatiempos. Destaca el apoyo de su familia para llevar adelante esta tarea.


A pesar de su timidez y sus jóvenes 15 años, Leonardo Nicolás Estela tiene un gran corazón y lleva adelante una dura rutina diaria para conseguir su sueño. El deportista lasherino es una de las grandes promesas del ciclismo a nivel provincial y nacional. Se encuentra en plena preparación para disputar la cuarta fecha de la Copa Nacional Infanto Juvenil en Catamarca.

Leo, que cursa el tercer año del colegio 4-250 “Algarrobal de Abajo”, nos cuenta en esta entrevista cómo dio sus primeras pedaleadas: “Empecé viendo correr a mi tío y a mi papá cuando era chiquito. Los acompañé hasta sus últimas carreras, en 2011. Con seis años ya había corrido varias carreras”.

Leo, junto a su papá Hernan, realiza un duro entrenamiento diario para cada competencia. “Me levanto temprano, hago un poco de gimnasio y luego salimos a la ruta con mi papá en la moto para el entrenamiento diario. Actualmente, estamos realizando pasadas a la moto y preparándome para la Copa Infanto Juvenil en Catamarca y después se vienen los Juegos Evita provinciales”, detalla.

Leo Estela (Foto: Prensa Municipalidad de Las Heras)

Su humilde casa ubicada en el distrito de El Borbollón resplandece en especial por la gran cantidad de trofeos y medallas que ha obtenido Leo. “Tengo el Subcampeonato Argentino de Pista en 500 metros, la medalla de oro en el Argentino de Ruta, que son dos de los que más recuerdo”, destaca con orgullo.

Como todo deportista con gran proyección, Leo expresa sus sueños y nombra a sus ídolos de toda la vida: “Mi sueño es llegar a competir en algún Juego Panamericano o el Tour de Francia, como también la Vuelta Ciclística de Mendoza. Además tengo como referente a Alberto Contador (español dos veces ganador de la Vuelta de España entre otros grandes premios y participaciones)”.

En el ciclismo es tan importante el corredor como su bicicleta, y Leo cuenta las peripecias que atravesó para conseguir su primera bicicleta de pista: “No teníamos mucho dinero, entonces vendí las gallinas de mi mamá (María) y gracias a eso pude tenerla”, rememora.

El ciclista entrena bajo la conducción de Emiliano Avellaneda, y también su papá Hernán que lo mira asombrado por su dedicación y promisorio presente. “Me siento orgulloso por cómo hablan de él. Incluso desde otras provincias. Es muy responsable y me deja asombrado. Arriba de la bici, y a su edad, ya hizo mucho más que yo y mi hermano. Incluso tuvimos propuestas para ir a correr a España luego de que salió campeón argentino de ruta, pero ese es otro objetivo que queremos cumplir un poco más adelante”, confiesa Hernán Estela.

Fuente: Prensa Municipalidad de Las Heras. 



Comentarios