Las firmas permiten a su personal trabajar entre una y tres horas menos ese día. 


Creció el universo de empresas que otorgan el beneficio denominado “viernes flexible” en el mercado laboral mendocino. Hace un año, menos del 10% de las firmas locales permitían a su personal trabajar entre dos y tres horas menos cada día viernes. Hoy, hablamos del 30%.

De acuerdo a un nuevo relevamiento de Gestión Consultores, realizado durante el mes de mayo y sobre una base de 88 empresas de Mendoza, la medida aplica a todos los rangos de personal, desde operarios hasta gerentes.

Tanto las empresas de producción como de servicios aplican también los “almuerzos distendidos” o la liberación horaria “sábado por medio”.

Algunas empresas implementan, directamente y a modo de compensación, la reducción de una hora en la jornada de trabajo para todos los viernes.

Ernesto Ferioli, a cargo de la Dirección Comercial de la consultora Persé, aseguró que, a la hora de buscar empleos, los trabajadores hoy no sólo priorizan los honorarios que percibirán sino también buscan otros privilegios, como buen clima laboral, perspectivas de crecimiento y beneficios extras, por ejemplo, no trabajar los días de cumpleaños o los fines de semana, entre otros.

La mirada de una psicóloga también entra en juego en este análisis. Para la especialista Viviana Imperiale, los incentivos no económicos han sido un tema fundamental a la hora del reconocimiento de los empleados, ya que el dinero satisface un tiempo pero después deja de ser un incentivo real.

“Cuando se instalan otros tipos de incentivos en las empresas, los empleados se siente reconocidos, escuchados, valorizados como personas y no solamente como un número dentro de la organización”, señaló la psicóloga laboral a Diario El Sol






Comentarios