Para muchas personas, la pandemia fue un año perdido. Tomaron el confinamiento en cada significado de la palabra, confinando a la vez sus proyectos, sueños y emprendimientos de la realidad.

// Mira también: “Saltó la ficha” un programa radial creado por jóvenes mendocinos en Maipú

Sin embargo, hubieron otros que decidieron tomar la pandemia como un tiempo para reinventarse y dar vuelta su situación para bien. Entre esas personas que se posicionaron desafiantes al aislamiento social, se encuentra una maipucina llamada Verónica Jouas.

Verónica en el taller de su casa, donde realiza todos sus productos de su emprendimiento.@algobonitoentucasa

Ella dio nacimiento a su emprendimiento en plena pandemia, en abril del 2020. Hoy su pequeño emprendimiento floreció y cuenta con un puesto en los Artesanos de la Plaza de Maipú.

Como producto de la pandemia

La emprendedora expresó que su negocio comenzó como un hobby del confinamiento. “Al suspender mis actividades de profesora de teatro, empecé a pintar mi set de mate que era muy viejito. A mi familia y amigos les gustó y empezaron a encargarme los suyos”, contó Verónica en dialogo con Vía Mendoza.

Y así comenzó su emprendimiento de artesanías. Su especialidad es pintar “todo lo que se pueda hermosear”, desde mates de madera, puertas y mesas. Además hace identificadores de copas, bandejas de alambrería artesanal y tejidos a crochet.

Los trabajos de Verónica son hechos a mano, con amor y dedicación.@algobonitoentucasa

En casa las cosas estaban muy complicadas. A mi marido le ofrecían el retiro voluntario y no sabíamos que pasaría. Se enfermó por el estrés casi provocando un ACV”, comentó la maipucina sobre la situación económica en su hogar.

Su emprendimiento le dio la posibilidad de aportar en su hogar, o cómo ella expresa en sus palabras “sentirse útil, digna”. El arte fue algo que ella siempre realizó, con Algo Bonito simplemente puso en práctica “lo que ya sabía hacer”.

Con ayuda de su familia y los estados de Whatsapp

Algo Bonito es un emprendimiento que ella realiza con la ayuda y amor de su familia. “Recibo ayuda en casa de mi familia, mis hijos y mi marido con la paciencia. Me lleva mucho tiempo”, señalo Verónica mientras explicaba que le toma 12 horas al día realizar sus artesanías.

Los trabajos de Verónica son hechos a mano, con amor y dedicación.@algobonitoentucasa

“Pinto sola. Todo mi trabajo está hecho a mano, personalizado con mucho amor y dedicación”, expresó la emprendedora.

// Mira también: Maipú gestionó la inclusión de obreros temporales al programa Intercosecha

Los estados de whatsapp fueron los que le facilitó hacerse conocer. Con el tiempo se hizo cuentas en las redes sociales y es por allí donde promociona su trabajo. Además cuenta orgullosamente que hoy cuenta con un stand en los Artesanos de la Plaza de Maipú. “Ese fue un gran empuje para mi emprendimiento”, detalló Verónica.

Pintar le ayudó

Entre sus proyectos al futuro se encuentra el poder tener un taller más completo para elaborar sus propios mates y crear sus formas.

Los trabajos de Verónica son hechos a mano, con amor y dedicación.@algobonitoentucasa

Pero, Verónica señala que su mayor suelo es poder dictar talleres gratuitos para poder ayudar a otros, y estimular lo que el arte hizo para ella.

“A mí, el pintar me mantuvo ocupada, me ayudó en este duro momento que nos toca vivir. Algo Bonito En Tu Casa empezó poniendo bonito a mi corazón”, concluyó la maipucina.