Un grupo de delincuentes sorprendieron a un hombre en su casa de City Bell, ingresaron al lugar con el objetivo de desvalijarlos, pero gracias a que su hijo estaba en plena clase por Zoom, pudo pedir ayuda a sus compañeros. La maestra llamó al 911 pero los delincuentes lograron irse antes de que llegara la policía.

//Mirá también: Una alumna de la UNLP estaba en clase por Zoom y su pareja la golpeó

El dueño de la casa contrató a un grupo de trabajadores de una zinguería y el miércoles por la mañana estaban en su casa realizando refacciones. A eso de las 10 de la mañana, mientras esperaba en el garaje que los empleados ingresen con sus herramientas fue abordado por tres delincuentes con barbijos y armas.

La situación se produjo en una casa ubicada en 20 entre 479 y 480, según detalla 0221, y uno de los albañiles fue agredido: “Uno de los empleados golpeó a un ladrón. Pero lo tiraron al piso y le patearon la cabeza”, detalló Eduardo, dueño de la casa que fue reducido y amenazado de muerte por los delincuentes.

Apuntado con el arma, Eduardo no opuso resistencia y entregó $20.000 a los ladrones que le exigían plata, joyas y “un fierro”. Pero el dinero no fue suficiente y se llevaron una notebook, un celular, relojes y pulseras. Los ruidos hicieron que el hijo menor se despertara y corriera a pedirle ayuda a su hermano de 16 que estaba en una clase virtual.

//Mirá también: Vendió su bicicleta, quiso engañar a todos y cobrar el seguro pero se quebró ante la Policía

Se dio cuenta que nos estaban asaltando y lo contó en la clase virtual, sus compañeros y la profesora llamaron al 911”, detalló a El Día. Fue en este momento que la docente dio aviso al 911, pero cuando llegaron a la vivienda los delincuentes ya se habían ido, dejando atado a Eduardo en un dormitorio y a los trabajadores en el comedor.