El cuerpo estaba envuelto en sábanas que pertenencen a la odontóloga. La familia está yendo al lugar.


Para este martes la Policía de la provincia de Buenos Aires había informado que no realizarían rastrillejes en busca de la odontóloga Gisella Solís Calle, desaparecida desde el 16 de enero, sino que analizarían las cámaras de seguridad, pero un llamado al 911 cambió los planes: encontraron un cuerpo enterrado en Villa Elisa.

Hasta el momento se realizaron seis rastrillajes por diversas zonas por las que transitó Casimiro Abel Campos, la pareja de Solís que se suicidó en un hotel de La Plata el domingo 20, cuando la Policía lo buscaba para que declare. Todos con resultados negativos.

El cuerpo estaba enterrado en la zona del camino negro y estaba envuelto en una sábana, que la Justicia confirma que pertenecen a la odontóloga.

En la bajada de Villa Elisa y la bajada de la autopista Buenos Aires – La Plata, se había realizado el primer operativo pero alejados de la zona a donde un vecino denunció de manera anónima el hallazgo de un cuerpo enterrado. Los trabajos se realizaron en el denominado Camino Negro.

Además, confirmaron que en las copas de vino no hay rastros de veneno por lo que la teoría de envenenamiento, al menos durante el brindis que hizo la pareja hace trece días, fue desmentida según informa TN.

La familia está en el lugar del hallazgo, convocados por la Policía a la bajada de Villa Elisa que tiene la autopista. Las autoridades confirmaron que las sábanas en las que estaba envuelto el cuerpo son de la odontóloga en cercanía al arroyo Miguelín.

Las cámaras de seguirdad de la Municipalidad de La Plata captaron el mometo en el que la camioneta amarilla de Campos pasaban por la zona en la que encontraron el cuerpo. 






Comentarios