Luego del caso de Daiana Ferrúa, las redes sociales se llenaron de testimonios que alertan sobre esta nueva "modalidad" de reclutadores.


El caso de Daiana Ferrúa, joven que denunció que un reclutador de recursos humanos le pidió fotos en ropa interior para poder postularse al puesto, hizo que salieran a la luz varios casos de acoso en medio de búsquedas de trabajo en La Plata. 

​La denuncia se hizo en las redes y fueron varias las mujeres platenses que afirmaron haber pasado por una situación similar a la de Ferrúa. La joven se iba a postular para trabajar en una concesionaria, pero para que esto sea posible tenía que mandarle 12 fotos en lencería, ante la negativa de la joven, el supuesto reclutador la insultó. 

Estos fueron los chats que tuvo Ferrúa con el supuesto reclutador.

​Algo parecido le pasó a Laura Reynoso, que detalló en diálogo con 0221 que el sujeto que le habló se identificó como Milton Imaz. “El anuncio decía que buscaban promotoras para distintas marcas de autos para las concesionaras. Por ejemplo, Renault las buscaba con determinaba características y así”, contó Reynoso.

Al mismo tiempo señaló que “por la desesperación que tenía por trabajar no investigue“. En un principio las cosas parecían ciertas pero luego comenzaron a pedirle fotos artísticas y en ropa interior. “Justo en ese momento estaba saliendo con un chico que era modelo y me decía que las marcas se manejaban así, por WhatsApp para agilizar el proceso de selección”, comentó la chica.

Pero las cosas se tornaron de otro color cuando comenzaron a exigirle fotos desnudas. “Me hicieron mandar fotos mías desnudas, a las que accedí, y luego me pidieron un video de dos minutos también desnuda pero negué. Ahí me empezaron a llamar y yo no los atendía hasta que me llegó un mensaje de una foto de un pene“, contó la joven.

Ante esta situación, Reynoso comenzó a investigar y se topó con otros casos, su objetivo es llevar todas las pruebas a la Justicia para terminar con esta modalidad que juega con las necesidades laborales y que los acosadores sean identificados. 

Era todo muy raro, tenía faltas de ortografía y nunca mandaban un audio de WhatsApp”, señaló. Además los mensajes eran a cualquier hora del día. En base a las publicaciones en Facebook que hizo, descubrió que muchas platenses fueron acosadas y hasta amenazadas por estas personas. 

A esta situación, se le suma que Ferrúa fue a hacer la denuncia, pero no se la tomaron porque estaban fumigando. Además le dijeron que tenía que llevar las pruebas impresas, según detalla Crónica. “Fui a fiscalía y me dijeron que tenía que presentar todo impreso. Que vuelva el miércoles o jueves porque fumigaban“, deralló la joven.

Por su parte, la empresa Manpower para la cual la mayoría de los “reclutadores” dicen pertenecer, alertó a los vecinos. “Terceros ajenos a la compañía han realizado falsas propuestas laborales a diferentes personas, con una finalidad puramente desleal y deshonesta”, comenzaron diciendo en un comunicado.

Al mismo tiempo, la compañía señaló que los impostores publican búsquedas laborales en medios digitales y con ello no solo acceden al CV de los postulantes sino a datos personales. 

En cuanto a medidas judiciales, la empresa informó que el departamento del área legal está trabajando para dar con los acosadores y que en noviembre del año pasado ya se había presentado una denuncia por este tipo de situaciones.






Comentarios