"Papi ayudame que me están metiendo" fue lo que Sandra le llego a decir a su marido cuando lo llamo por teléfono antes de desaparecer. Esto ocurrió minutos antes de las 8 del jueves y desde ese momento no se sabe nada más de ella.

La mujer de 40 años fue junto a su marido al centro de salud para la intervención programada (web).

En diálogo con Crónica TV, el marido de Sandra, la embarazada desaparecida, contó cómo fueron esos últimos minutos en donde todo parecía marchar con normalidad, previo a recibir el llamado desconcertante. "Ella es la mujer de mi vida, mi compañera; pongo todo en manos de Dios".

Además agregó que, "se cortó el teléfono y no logró decirme dónde estaba, esto es todo muy raro. Ella vio una maniobra rara y atinó a sacar el teléfono", "para mí la secuestraron para quedarse con el bebé".

"Yo pienso que esas personas seguramente estarán viendo porque van a estar pendientes de todos los medios", agregó.

El marido también se dirigió a quienes, según su sospecha, la tendrían secuestrada: "les diría que piensen que no solamente es ella y el bebé, también está nuestra hija Esperanza que tiene 5 años, que recapaciten, somos personas de bien, no somos personas de mal, nos quiere todo el mundo".

Detallo que "La policía está trabajando por todos lados" y pidió ayuda de quienes puedan aportar algo que avisen al teléfono 221 6140899.