Desde la ONG indicaron que el proyecto va a beneficiar "a miles de personas de los sectores más vulnerables de la región".


Desde la Fundación Pro Humanae Vitae, encargada de llevar adelante la iniciativa, detallaron que se trata de un megaproyecto de inclusión social, cultural y financiera, el cual beneficiará a miles de personas de los sectores más vulnerables de la región.

En la actualidad, la fundación espera la decisión del organismo que debe habilitar el uso del predio para poder iniciar los primeros trabajos.

Por su parte, el director ejecutivo de la FPHV, Rafael Velázquez afirmó que están esperando “la decisión efectiva de comenzar las obras de restauración, equipamiento y refuncionalización, para las cuales no serán necesarios fondos estatales”.

“El respaldo para tamaña tarea será provisto por la misma fundación y más de 41 organizaciones sociales, académicas, gremios, federaciones, entidades internacionales y cámaras empresarias que avalan el Proyecto CILC”, remarcó.

Rafael Velázquez, Director Ejecutivo de la FPHV. (web)

Para la fundación, se trata del mayor proyecto de Inclusión Social de América Latina.

El Complejo de Inclusión Social, Cultural y Financiera (CILC) surge como resultado del parternariado entre la Fundación Pro Humanae Vitae y el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, y contempla mediante un preacuerdo entre ambas instituciones el funcionamiento del proyecto en la antigua casona del otrora Instituto Isabel La Católica, hoy vacío, ubicado en la manzana que va de la calle 30 a 31 y de 45 a 46.

La iniciativa, de vanguardia en el país y la región, busca transformar la vida de toda la comunidad, poniendo especial énfasis en los sectores sociales más vulnerables, entre ellos niños y jóvenes, personas con discapacidad, adultos mayores y madres jóvenes.

El mismo contará con diversas propuestas abiertas al público, desde centros de formación, pasando por laboratorios de robótica e impresión 3D, estudios de grabación musical y televisiva, galerías de arte, y coworking, hasta un restaurante y una proveeduría de productos artesanales, todos pensados con el objetivo de generar activos sociales que hagan autosustentable al Complejo.

Por otro lado, habrá un Centro de Interpretación de los Objetivos del Desarrollo Sostenible teniendo en cuenta el Status Consultivo Especial que la Fundación posee en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.





Comentarios