La diputada jujeña reprochó que "existía un compromiso de todos los bloques en aprobar la norma" pero "no se está cumpliendo"


“Esperamos que la oposición sincere si quiere o no una ley que sancione el accionar violento de los barrasbravas“.

La sentencia fue pronunciada por diputada nacional por Jujuy Gabriela Burgos, quien preside la comisión de Legislación Penal de la Cámara baja y junto a su par Daniel Scioli, de la comisión de Deportes, encabeza un plenario de comisiones que debate el proyecto de ley para aumentar las penas para los barras bravas.

“Acá observamos un giro radical de la oposición. En diciembre, tras mucho trabajo, le dimos en el recinto media sanción en general al texto con 201 votos positivos y ninguno negativo, pero ahora, que el expediente volvió a comisiones para pulir algunos artículos, cuestionan el corazón de la ley. ¿Qué pasó en tres meses?”, se preguntó la legisladora de la UCR.

Destacó luego “el esfuerzo hecho desde la Presidencia del plenario para sumar aportes de todas las bancadas” y recordó que “el primer texto que envió el Gobierno tenía treinta artículos, creció hasta 47 cuando se le dio media sanción y ahora se está trabajando en nuevas incorporaciones, en pos de que la ley salga”.

También dijo Burgos que “existía un compromiso de todos los bloques en aprobar la norma”, y “sin embargo, no se está cumpliendo”.

“Llamo a la oposición a sincerar si realmente quieren una ley que gran parte de la sociedad reclama para que el fútbol vuelva a ser un espectáculo deportivo pacífico y para toda la familia”, expresó la diputada jujeña.

Gabriela Burgos y Daniel Scioli en el plenario de comisiones que debate el proyecto de ley para aumentar las penas a los barras bravas.

El debate del proyecto que aumenta las penas para los barras bravas derivó el martes último en un cuadro de fuertes cruces y chicanas entre los legisladores del oficialismo y de la oposición, que impidieron avanzar en el dictamen.

Entre otras cuestiones, el proyecto impone penas por portación y tenencia de armas, agresión o intimidación, financiamiento de las barrabravas, a la reventa de entradas, generación de avalanchas y entorpecimiento de los traslados, a la vez que penaliza la actividad de los denominados “trapitos” y castiga el enriquecimiento ilícito de los dirigentes de los clubes.

Si bien la intención del oficialismo es agotar las instancias para lograr un dictamen consensuado, tanto el Frente Renovador como el Frente para la Victoria-PJ se encaminaban a reafirmar sus voluntades de rechazar el texto impulsado por el oficialismo y presentar despachos propios.

En este escenario, la posibilidad de llevar el tema al recinto en una sesión prevista para el próximo miércoles parece alejarse, ya que la intención del oficialismo era reunir al plenario para trabajar con esta iniciativa como eje de la convocatoria, lo que también resultó infructuoso este jueves.






Comentarios