"No saben qué pasó con el cuerpo de mi abuelo", denunció un joven en redes sociales.


Al mismo tiempo que se convertía en noticia nacional el caso de una paciente que en Mendoza había sido dada por fallecida pero luego se comprobó que estaba viva y en su lugar fue inhumado un cuerpo que se desconoce a quién corresponde, en Jujuy se produjo una situación similar, que provocó primero el desconcierto e inmediatamente el enojo de una familia del barrio Alto La Viña de esta capital.

Según una publicación en la red social Facebook, un hombre mayor de edad falleció el viernes último, presuntamente a causa del coronavirus, y cuando sus hijas se presentaron a reclamar el cuerpo para darle sepultura, obtuvieron por respuesta una negativa.

En las afueras de la Ciudad Cultural, los familiares de Benjamin Vargas reclaman la restitución de su cuerpo.

“Mi madre y mis tías fueron a retirar el cuerpo y no estaba. No saben qué pasó con el cuerpo de mi abuelo Vargas”, describió el usuario Lukas Javier Vargas.

Se trata de un paciente de 75 años que había sido ingresado en el hospital de campaña montado en la Ciudad Cultural con síntomas de Covid-19 y aquejado por enfermedades preexistentes.

Según relataron sus familiares, personal del Comité Operativo de Emergencia (COE) les comunicó el fallecimiento del hombre, por lo que se presentaron en el lugar siguiendo el protocolo para las servicios fúnebres, a fin de realizar los trámites correspondientes para el retiro del cuerpo y proceder a su inhumación.

El drama de una familia jujeña resumido en el interrogante plasmado en un pancarta.

“Por un error del COE habrían entregado el cuerpo a otra familia que ya hizo el entierro del cuerpo”, señala Lukas, y a la vez de apuntar que “lo lamentable es que ayer hubieron más de 10 entierros en toda la provincia” agrega que “por seguridad no está permitido abrir el cajón para poder ver a la persona fallecida”.

“Mi familia exige el cuerpo de mi abuelo, para poder darle su correspondiente despedida”, se lee en el mismo posteo, que cierra con la afirmación de que el hecho configura “una falta total de respeto” y ante lo cual “queremos justicia”, reclama la familia Vargas.




Comentarios