En los últimos días, ingresaban desde Villazón entre 700 y 1.200 personas por jornada.


En un todo de acuerdo con lo ordenado por el Gobierno nacional para prevenir el ingreso y la propagación del coronavirus COVID-19 en territorio argentino, esta noche se hizo operativo el cierre del paso fronterizo en el límite entre las ciudades de La Quiaca, en la provincia de Jujuy, y la de Villazón, en la provincia boliviana Modesto Omiste.

En la práctica, la medida implica el cierre al acceso a suelo argentino a personas extranjeras, tal como resumió el gobernador Gerardo Morales al explicar que “los que tengan documento (de identidad) argentino, pasarán, y los que no tengan, no”.

En la jornada del lunes, se observó una importante aglomeración de ciudadanos bolivianos que pugnaban por pasar hacia La Quiaca, como reportó un periodista de la emisora Radio Eco Andina de la ciudad fronteriza, cuya cobertura incluyó el diálogo con personal sanitario del vecino país, apostado en el puente internacional “Horacio Guzmán” para efectuar controles epidemiológicos en procura de detectar síntomas asociados al coronavirus COVID-19, en las personas que ingresan a Bolivia.

El lunes, gran cantidad de personas aguardaban en Villazón (Bolivia) la posibilidad de atravesar la frontera para llegar hasta La Quiaca.

“Estamos dando cumplimiento estricto a lo anunciado en el Boletín Oficial en relación a la restricción del ingreso de extranjeros al país”, declaró por su parte Javier Ríos, funcionario de la Dirección Nacional de Migraciones en La Quiaca, ubicada a 290 kilómetros al norte de la capital provincial.

La resolución dispone la prohibición del ingreso al país, por un plazo de 15 días corridos, de personas extranjeras no residentes en el país, a través de pasos internacionales y otros puntos de acceso.

Para dar cumplimiento a la resolución nacional, efectivos de fuerzas de seguridad nacionales y personal de Migraciones trabajan en el control en el puente fronterizo.

Ríos dijo que no se detectó personas que hayan estado en países como Estados Unidos, Japón, Irán, China, Italia o España, zonas consideradas de riesgo.

“El decreto es de fácil interpretación, así que lo estamos cumpliendo de manera simultánea en todo el país”, sostuvo Ríos luego de recibir la notificación oficial.

Ricardo Quispe, miembro del equipo de salud del hospital San Roque, de Villazón, apostado en el puente internacional para detectar posibles infectados con COVID-19.

Mientras tanto, en la Municipalidad de La Quiaca, un Comité de Emergencia encabezado por la jefa de gabinete del Departameto Ejecutivo local, Egle Borreda, trabaja en la unificación de criterios con las fuerzas de seguridad asentadas en esa zona para aumentar la prevención del coronavirus.

También se informó que el hospital “Jorge Uro” de la ciudad fronteriza solo dispone de una sala de aislamiento con cuatro camas en caso de que se detecte casos sospechosos de coronavirus.

Finalmente cabe mencionar que el funcionario de Migraciones informó que en los últimos tres días ingresaron a la Argentina entre 700 y 1.200  extranjeros por jornada, de los cuales la mayoría eran bolivianos, y un promedio de 20 personas de otros países.




Comentarios