A cuatro años de su detención, la líder de la Tupac Amaru dijo que es "rehén de la política opositora", en referencia a Gerardo Morales.


Milagro Sala afirmó que no se arrepiente de su accionar y le adjudicó su situación judicial a la “política opositora“, en referencia al gobernador Gerardo Morales.

“Lo volvería a hacer porque estoy convencida de que hay que cubrir la necesidad del otro. La gente está esperando que los dirigentes le resuelvan los problemas. Como dice Cristina (Kirchner), no me arrepiento de haber trabajado tanto”, dijo Sala en declaraciones a Página 12, quien ya lleva cuatro años detenida.

Además, la dirigente de la organización Tupac Amaru aseguró que tiene “mucha” esperanza de ser liberada y agregó sobre el gobierno jujeño: “Me gustaría que se termine la agonía y la de mis compañeros también. Somos rehenes de la política opositora”.

Sala está con prisión domiciliaria en San Salvador de Jujuy y afronta varios procesos penales en forma simultánea. Primero, fue encontrada culpable de defraudación al Estado, asociación ilícita y extorsión en la denominada causa “Pibes Villeros” y sentenciada a 13 años de prisión. Esta causa radica en el proceso se investigó el desvío de fondos estatales por más de 60 millones de pesos, cobrados por cooperativas para construir viviendas sociales.

Asimismo, fue condenada a tres años de prisión en suspenso por un “escrache” al gobernador Morales en 2009. Y también se la investiga por otra denuncia de desvío de fondos con respecto a la construcción de viviendas sociales.

En tanto, la organización barrial Tupac Amaru lleva a cabo este jueves un acampe en el Obelisco para reclamar la liberación de la dirigente jujeña.




Comentarios