El Concejo Deliberante lo había suspendido tras recibir denuncias de corrupción


Después que la semana pasada fuera separado de sus funciones por el Concejo Deliberante local, acusado por supuestos hechos de corrupción, el intendente de la ciudad de La Quiaca, Miguel Ángel Tito, fue restituido en el cargo por decisión del Superior Tribunal de Justicia.

El máximo tribunal provincial hizo lugar a la medida cautelar solicitada por el jefe comunal y en consecuencia ordenó suspender la medida adoptada por el Concejo Deliberante quiaqueño en el marco del inicio de juicio político al Intendente saliente.

De esta manera el jefe comunal ligado al espacio oficialista Cambia Jujuy terminará su mandato el próximo 10 de diciembre al frente de la Intendencia de la ciudad fronteriza.

El último jueves los ediles que integran el Concejo Deliberante local habían decidido la suspensión del intendente Tito y promovieron un juicio político en su contra a raíz de sendas denuncias realizadas por pobladores el pasado mes de mayo que acusaban al jefe comunal de estar involucrado en la operación de venta “fraudulenta” de una retroexcavadora valuada en $500.000, indicaron los concejales.

En ese marco, cuatro de los seis legisladores dieron el visto bueno para que Tito sea interpelado en un juicio político por la “la falsificación de documentos públicos” y venta “irregular” de maquinaria perteneciente al municipio, debate que iniciará el próximo 2 de diciembre, según establecieron

Asimismo el padre Jesús Olmedo ingresó una denuncia al cuerpo legislativo local y en la Justicia ordinaria acusando a Tito por “defraudación al Estado, falsedad ideológica e incumpliendo de sus deberes de funcionario público”, por los hechos revelados anteriormente.




Comentarios