Titánica labor en las montañas para trazar un corredor vial que unirá los paisajes de la Quebrada de Humahuaca con las Yungas jujeñas


El corredor vial que unirá las regiones de la Quebrada de Humahuaca y la zona selvática de Jujuy conocida como las Yungas quedará concluido a fines del próximo mes de julio, una vez que se haya terminado de abrir en la montaña un último tramo de sólo 500 metros.

Se trata del corredor que conecta a las localidades Santa Ana con Valle Colorado, logrando un enlace vial de altura entre la zona de Yungas, Valles Altos y Quebrada de Humahuaca a través de la unión de las rutas provinciales 83 y 73.

En esta zona se encuentra un tramo del reconocido Qapac Ñan (Camino del Inca) declarado en el año 2014 Patrimonio de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y recorre en Jujuy los pueblos del departamento Valle Grande.

A la distancia, se observa en las alturas de la montaña un equipo pesado abocado a las tareas de apertura del camino.

En el trayecto se puede observar la imponente transición de cerros multicolores de la Quebrada de Humahuaca hacia el intenso verde de las Yungas, camino que solo se podía transitar a pie o a caballo.

La obra está a cargo de equipos de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), que con máquinas propias avanzan en la construcción de la ruta para vehículos que vinculará las regiones geográficas, históricamente conectadas por la economía de los pueblos que la habitan y que transitaron por años caminos de herradura.

La construcción requirió múltiples intervenciones en los cerros, entre las que se puede contar la de una voladura en el sector denominado Callejón Blanco, tramo Ceremonillas – Valle Colorado.

Un importante trabajo de dinamitado se realiza para completar el trazado del camino Santa Ana – Valle Colorado.

“Este trabajo fue muy duro para los equipos viales, nos encontramos con que no podíamos cumplir el objetivo sin realizar estas voladuras, para las que contratamos a empresas expertas que nos garantizaron seguridad, y cumplieron”, explicó el ministro de Infraestructura, Jorge Rizzotti.

Los equipos técnicos de la DPV destacaron que en los próximos veinte días se podrá finalizar la etapa de unión de caminos, para luego iniciar las obras de seguridad y transitabilidad, tendientes al enripiado, señalización y colocación de cartelería.

Actualmente se trabaja en la zona con dos motoniveladoras, una pala mecánica de cada lado del camino y veinte trabajadores apostados en un campamento vial que fue instalado a propósito de esta obra, por lo que haciendo base allí, los operarios de la DPV intensifican la construcción de los últimos 500 metros de la ruta.




Comentarios