La asquerosa razón por la que deberías cambiar la esponja para lavar platos por un cepillo

Los científicos revelaron todo lo que realmente vive en una esponja típica. Qué dice el último estudio realizado y cuáles son las recomendaciones de los expertos.

La asquerosa razón por la que deberías cambiar la esponja para lavar platos por un cepillo. (Foto: Freepik)
La asquerosa razón por la que deberías cambiar la esponja para lavar platos por un cepillo. (Foto: Freepik)

Las esponjas destinadas a la limpieza de platos son uno de los instrumentos de higiene más comunes y se encuentran, probablemente, en todos los hogares. Estas herramientas son útiles para lavar los utensilios de cocina y la vajilla. Están compuestas por una combinación de fibras, ya sean naturales o sintéticas, que poseen propiedades abrasivas.

Sí, la esponja es una excelente aliada en el hogar. Sin embargo, un reciente estudio pone en duda esa generosidad.

La (muy asquerosa) razón por la que debés cambiar la esponja para los platos por un cepillo

Un reciente estudio llevado a cabo en 2022 encontró más bacterias en una esponja de fregar promedio que personas en el planeta. Los autores afirman que es imposible detener el crecimiento de insectos en una esponja de cocina mojada a menos que la cambies a diario, mientras que un cepillo alberga menos gérmenes porque se seca más rápido entre usos.

Si así y todo seguís prefiriendo una esponja (y no está solo, como lo hacen las personas en ocho de cada diez países europeos), es bueno que sepas que ninguna de las dos tiende a acumular los tipos de gérmenes que causan enfermedades.

Las esponjas para lavar los platos no son buenas por varias razones

Limpieza de las gomas de la heladera.
Limpieza de las gomas de la heladera.
  • Son un caldo de cultivo para las bacterias. Las esponjas para lavar los platos están húmedas y acumulan residuos de comida, que son alimento para las bacterias. Esto crea un ambiente ideal para el crecimiento de bacterias, incluidas las que pueden causar enfermedades.
  • Son difíciles de limpiar. Incluso si se lavan con jabón y agua, las esponjas para lavar los platos pueden ser difíciles de limpiar por completo. Esto significa que siempre habrá restos de bacterias, incluso si la esponja se ve limpia.
  • Se desgastan rápidamente. Las esponjas para lavar los platos se desgastan rápidamente, lo que significa que hay que reemplazarlas con frecuencia.

Alternativas más higiénicas y sostenibles

  • Cepillos de platos. Los cepillos de platos son una opción más higiénica que las esponjas, ya que son más fáciles de limpiar y no acumulan residuos de comida de la misma manera.
  • Esponjas de bambú o microfibra. Las esponjas de bambú y microfibra son más resistentes que las esponjas tradicionales y se pueden lavar a máquina, lo que las hace más higiénicas.
  • Esponjas de tela. Las esponjas de tela se pueden lavar y reutilizar, lo que las hace una opción más sostenible.

Si se opta por usar esponjas para lavar los platos, es importante seguir estos consejos para reducir el riesgo de contaminación:

  • Reemplace la esponja con frecuencia. Se recomienda reemplazar la esponja cada dos semanas, o con más frecuencia si se usa con frecuencia.
  • Lávese las manos después de usar la esponja. Esto ayudará a prevenir la propagación de bacterias.
  • Desinfecte la esponja regularmente. Se puede desinfectar la esponja sumergiéndola en vinagre blanco o agua hirviendo durante 30 minutos.

Consejos para usar esponjas para lavar los platos

Para reducir el riesgo de contaminación por bacterias es importante seguir estos consejos al usar esponjas para lavar los platos:

  • Reemplazar la esponja con frecuencia. Se recomienda reemplazar la esponja cada dos semanas, o con más frecuencia si se usa con frecuencia.
  • Lavarse las manos después de usar la esponja. Esto ayudará a prevenir la propagación de bacterias.
  • Desinfectar la esponja regularmente. Se puede desinfectar la esponja sumergiéndola en vinagre blanco o agua hirviendo durante 30 minutos.

Temas Relacionados