"WORLD CLASS"

¿Cómo es el concurso de coctelería más exigente del mundo?

por Mariana Valle-Riestra

Se llama World Class, lo organiza Diageo, y este año el bartender mendocino Maxi Salomón representará a la Argentina.

En un evento que congregó a una multitud compuesta por bartenders, prensa especializada y amantes del buen beber, Maximiliano Salomón, del bar porteño Mito Mercato, fue elegido ganador de la edición nacional de World Class, un prestigioso certamen internacional de coctelería organizado por Diageo, empresa de bebidas espirituosas que reúne marcas de lujo como Johnnie Walker, Tanqueray, Ketel One, Talisker, Zacapa y Bulleit Bourbon.

El concurso incluyó una cata a ciegas, la presentación de dos creaciones originales –un trago inspirado en el hogar de cada participante y otro en algún lugar que hayan visitado o sueñen con conocer, además de un desafío final de velocidad, el Speed Round, que supo ponerle los pelos de punta a más de uno: los tres finalistas tuvieron que preparar 8 tragos en 8 minutos ante la mirada atenta del jurado y el público.

Al final hubo aplausos, palmaditas en la espalda, luces, música y felicitaciones para el ganador. “Estoy muy feliz de haber ganado y siento una gran responsabilidad al representar al país en la final internacional”, contaba Maxi en plena efervescencia. El bartender mendocino viajará a Glasgow, Escocia, del 23 al 27 de septiembre. Allí, con la camiseta argentina bien puesta, deberá sortear nuevamente una serie de exigentes pruebas, enfrentándose a los mejores bartenders provenientes de los más de 60 países que participan en la competencia.

Santiago Michelis y Martín Mondragón flanquean a Maxi Salomón, Bartender del Año y ganador de World Class Argentina.

¿Qué es lo que le espera en esta nueva etapa del certamen? Se lo preguntamos a Santiago Michelis, Brand Ambassador Regional de Diageo:

Este año hay una novedad muy atractiva: la final va a ser multiciudad. Los participantes va a competir en las “casas” de cada uno de los productos que usarán en los diferentes desafíos de la competencia. Vamos a arrancar en Holanda, que es donde está nuestra destilería de Ketel One, seguiremos en la Isla de Skye, en Escocia, donde reside la destilería de Talisker y después iremos a Dufftown para la parte de la competencia focalizada en nuestras maltas Singleton. Finalmente nos vamos para Glasgow, para los desafíos de Tanqueray y de Johnny Walker. Y allí tendrá lugar también la final. Esto va a exigir que los chicos tengan que pensar muy bien en ingredientes disponibles y de temporada en cada uno de estos sitios.

¿Cuál es el nivel que se ve en World Class? ¿Hay algún país que suela ser favorito?

Es súper difícil tener un favorito, sobre todo en una competencia con tantos bartenders donde todos tienen un nivel altísimo y han demostrado ser los mejores de sus países durante las competencias locales. World Class la han ganado grandes capitales de la coctelería como Londres, pero también gente como David Ríos, un español de Bilbao, que no es precisamente una gran capital coctelera.

¿Por quiénes está compuesto el jurado?

Este año ​armaron un panel espectacular y súper exigente, conformado por ex ganadores, bartenders de reconocimiento mundial, incluyendo algunas leyendas de la coctelería como Julie Reiner y algunos periodistas gastronómicos de renombre.

¿Qué recomendación le darás a Maxi para hacer un buen papel en la competencia?

Una muy cortita y al pie: práctica, práctica, práctica… ¡horas, horas, horas!​ De eso se trata. Tenemos la suerte de conocer todos los desafíos por adelantado, así que lo que hay que hacer es probar, practicar y ajustar el cóctel cincuenta veces hasta el último milímetro, probar con distintas texturas, con cítricos diferentes, y así de forma exhaustiva llevar adelante una respuesta a los desafíos en la que uno realmente crea. El resto sale solo.