La “carne” hecha con plantas debuta con éxito en Wall Street

por Redacción de Vía Gourmet

Beyond Meat es, junto a Impossible Foods y a Just, Inc, una de las tres mayores empresas que fabrican este tipo de productos en EE.UU. y la primera en cotizar en la Bolsa.

La empresa pionera en productos “cárnicos” elaborados a partir de plantas, Beyond Meat, debutó en Wall Street disparándose en bolsa un 150 % minutos después de iniciar la cotización, hasta 62 dólares por cada uno de sus títulos frente al precio de salida de 25 dólares.

La empresa, que ayer estableció su precio de debut, se estrenó en el Nasdaq neoyorquino -donde cotizan los principales grupos tecnológicos- con unas ganancias que obligaron a paralizar su cotización apenas 15 minutos después de arrancar sus operaciones, poco después de la media sesión.

Los productos de Beyond Meat.

Beyond Meat, famosa por sus productos con apariencia y sabor a carne pero íntegramente veganos, tuvo una primera cotización de 46 dólares por cada una de sus acciones, lo que supuso un alza del 84 % sobre el precio de salida.

Ethan Brown, en el centro, fundador de Beyond Meat.

Con los títulos por encima de 60 dólares, la empresa habría conseguido una valoración de más de 3.600 millones de dólares en Wall Street, por encima de las estimaciones más optimistas de sus responsables, que aspiraban a unos 1.400 millones de dólares.

Beyond Meat es, junto a Impossible Foods y a Just, Inc (todas ellas con sede en California y con estrechos vínculos con la industria tecnológica), una de las tres mayores empresas que fabrican este tipo de productos en EE.UU., y la primera que ha salido a bolsa.

Los productos de Beyond Meat.

La compañía está especializada en la venta a supermercados (a diferencia de, por ejemplo, Impossible Foods, que se centra en restaurantes), a los que provee de hamburguesas, salchichas y otros productos “cárnicos” elaborados totalmente con vegetales pero con el color, textura y sabor de la carne.

Los productos de Beyond Meat.

La elaboración de estos productos se basa en proteínas vegetales provenientes de guisantes y soja, a las que se añaden otros componentes como aceite de coco y fibras vegetales y se les somete a varios procesos de vaporización, presión y cambios de temperatura para lograr el parecido a la carne original.

Algunas de las hamburguesas creadas mediante este proceso lograron notoriedad pública en 2017 cuando los fabricantes consiguieron hacer que “sangrasen” al ser consumidas, es decir, que dejasen ir un jugo similar a la sangre que suelta una hamburguesa de carne al ser cocinada.

Estas “carnes de imitación” están ganando cada vez más popularidad en EE.UU. -no resulta raro, por ejemplo, encontrarlas como opción en menús de restaurantes en grandes ciudades o aeropuertos- y en su escrito ante el ente regulador bursátil, Beyond Meat aseguró que en los últimos años le ha sido difícil dar respuesta a la cantidad de demanda existente.

El logo de la compañía.

Hace unas semanas, la icónica cadena de comida rápida Burger King empezó a ofrecer en algunos restaurantes como prueba piloto una hamburguesa vegetariana de Impossible Foods bautizada como “Impossible Whopper”.