Un conflicto entre vecinos en el barrio La Floresta terminó con un principio de incendio en una vivienda, la sustracción de algunos bienes, desorden y agresión con armas blancas.


El hecho se registró cerca de las 14:30 horas de este domingo pasado, cuando un vecino del barrio La Floresta se comunicó a la línea de emergencias 911 solicitando presencia policial por un incendio de vivienda provocado por sus vecinos.

Rápidamente el operador de turno dispuso que una dotación del Destacamento de Bomberos del barrio San Miguel acuda al lugar, como así efectivos de la zona II del Comando Radioeléctrico Policial.

Una vez en el sitio, los bomberos realizaron las tareas de extinción de un colchón y una motocicleta que el damnificado se encontraba tratando de apagar con baldes de agua, realizando la extinción total al cabo de unos minutos, determinándose que el siniestro fue de carácter intencional.

Los efectivos de la zona II del CRP se entrevistaron con el dueño de casa, refiriendo que su vecino primero le arrojó escombros, para luego ingresar violentamente a su vivienda junto a otras tres personas más -dos de ellas mujeres-, agrediéndolo físicamente con un machete e incendiando un colchón y una motocicleta de 110 cilindras que se encontraba en el interior del inmueble; no conforme con ello le sustrajeron un tubo de gas de 10 kilos y un bafle para luego darse a la fuga. En el lugar se solicitó una ambulancia del SIPEC, quienes trasladaron al dueño de casa hasta el Hospital Central para recibir asistencia médica.

Conforme lo expresado por el damnificado, los uniformados se trasladaron hasta la calle Pauzier al 2200 del barrio La Floresta, donde observaron dos grupos de 12 personas aproximadamente entre hombres y mujeres, quienes portaban armas blancas (machetes, palos y escombros) en su poder y se encontraban agrediendo a un sujeto provocándole lesiones.

Ante la situación, se vieron obligados a efectuar disparos disuasivos al aire con la escopeta con postas de goma, logrando que los inadaptados se retiren del sector, permitiendo que los uniformados retiren a la persona lesionada del sector, para ser trasladado por una ambulancia del SIPEC al Hospital Central; en tanto los demás ingresaron a una vivienda del lugar, abandonando un bafle en la calle, el que fue secuestrado en presencia de testigos por resultar de interés a la investigación, al igual que algunos escombros utilizados para la agresión.

De las averiguaciones realizadas se estableció la identidad de los agresores, lográndose la aprehensión de un joven de 19 años, que participó de la agresión, quien se encuentra involucrado en varios delitos contra la propiedad y las personas. Momentos después se detuvo a dos hombres más, una mujer, y se retuvo a un menor de 17 años que también tuvieron participación en el hecho.






Comentarios