Qué son las “familias multiespecie”, el fenómeno que se volvió tendencia en CABA

Una estadística difundida por el Gobierno porteño demuestra que el distrito tiene fecundidad más baja en el país y la cantidad de perros en familias ya supera a la cantidad de niños.

Qué son las “familias multiespecie”, el fenómeno que se volvió tendencia en CABA

Las visitas a los parques siempre han sido un atractivo plan para familias con niños pequeños. Sin embargo, un vistazo a las plazas de la Ciudad de Buenos Aires revela un panorama algo diferente actualmente. Aunque las familias siguen presentes, se ha observado una reducción en el número de niños y un aumento significativo en la presencia de perros.

La Ciudad de Buenos Aires ha experimentado un cambio peculiar: hay más perros que niños. La Dirección General de Estadísticas y Censos del Gobierno porteño ha compartido información al respecto. Según la última proyección poblacional por edad, se estima que hay alrededor de 397,649 niños menores de 10 años. Por otro lado, la Encuesta Anual de Hogares 2022 revela que el distrito alberga cerca de 490,000 perros.

Advierten a las familias que tienen como mascota a esta raza de perros. Foto: Deia
Advierten a las familias que tienen como mascota a esta raza de perros. Foto: Deia

A medida que disminuye la cantidad de familias con niños, las familias con mascotas de diversas especies están en aumento. Los resultados del módulo “Tenencia responsable y sanidad de perros y gatos” de la EAH 2022 también registran aproximadamente 368,000 gatos. En conjunto, entre perros y gatos, el número asciende a cerca de 858,000, superando más del doble la cantidad de niños.

Cambios en la demografía infantil

Este fenómeno no es nuevo, pero ha cobrado fuerza en los últimos años, especialmente en términos de fecundidad, es decir, el número de hijos por mujer. Enrique Peláez, demógrafo e investigador del Conicet, destaca que la Ciudad de Buenos Aires tiene una baja tasa de fecundidad en comparación con otras regiones del país y que esta tendencia también se observa en toda Argentina.

Varios factores contribuyen a esta tendencia. La modernidad ha impulsado un cambio en las prioridades de los jóvenes, quienes valoran cada vez más sus derechos individuales. Tener hijos puede complicar sus planes de educación, viajes y desarrollo profesional. Además, la estabilidad en la vida laboral y la calidad de los servicios públicos influyen en la planificación familiar, especialmente entre los jóvenes.

Mendoza 01 Enero  2021    Sociedad 
Primer bebe del año 2021. Guardia del Hospital Lagomaggiore,  el primer niño en nacer, se llama Aaron. Su madre Daiana Gonzalez (26)


medico, enfermero, Covid 19, pandemia, coronavirus
Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Mendoza 01 Enero 2021 Sociedad Primer bebe del año 2021. Guardia del Hospital Lagomaggiore, el primer niño en nacer, se llama Aaron. Su madre Daiana Gonzalez (26) medico, enfermero, Covid 19, pandemia, coronavirus Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes Foto: Orlando Pelichotti

La ONU señala que cerca de la mitad de la población mundial reside en países con tasas de fecundidad bajas. La falta de reemplazo generacional se convierte en un problema cuando la generación mayor no puede ser cuidada por la siguiente debido a la baja cantidad de hijos.

Esta tendencia es evidente en América Latina y el Caribe, donde la fecundidad ha disminuido en las últimas décadas. En Argentina, la tasa de fecundidad ha caído de manera sostenida, y en la Ciudad de Buenos Aires, ninguna comuna supera una tasa de 1.6 hijos por mujer.

Este cambio demográfico también está relacionado con factores socioeconómicos, como la dificultad para acceder a una vivienda adecuada. Muchas familias se trasladan a zonas suburbanas en busca de un espacio más amplio, mientras que en la ciudad, las familias tienden a ser más pequeñas o compuestas por personas que viven solas.

En conclusión, el cambio en la demografía de Buenos Aires refleja un aumento en familias con mascotas y una disminución en familias con niños. Factores como la modernidad, la estabilidad laboral y la calidad de vida influyen en las decisiones reproductivas de las parejas. Estos cambios también reflejan la evolución de las prioridades y los derechos individuales en la sociedad actual.