Mediante una investigación realizada por efectivos de la Prefectura Naval Argentina incautaron casi media tonelada de marihuana que pretendía ser ingresada por la zona costera de Puerto Rico.

Los investigadores lograron recabar información que permitió a los federales saber que un cargamento de marihuana iba a ser trasladado por un sector cercano al kilómetro 1.721 del río Paraná.

Por ello, los prefecturianos se desplegaron en el lugar, acompañados por Rango, un perro detector de narcóticos, hallaron abandonados 21 bultos en cuyo interior había 573 panes de marihuana con un peso cercano a los 500 kilos.

Intervino la Fiscalía Federal de Oberá, a cargo de Viviana Vallejos, Secretaría de Otto Kurtz, quien ordenó el secuestro del estupefaciente.