El renacer tras los incendios en Corrientes: gracias a la ayuda de la gente, sacaron adelante su escuela de equitación

A medio año de los incendios que sufrió Corrientes, esta familia logró recuperarse.
A medio año de los incendios que sufrió Corrientes, esta familia logró recuperarse. Foto: Gentileza

En febrero, Jessica y Víctor contaron a VíaPaís el difícil momento que estaban atravesando por el fuego que había en la provincia. No obstante, con ayuda de los vecinos de Mercedes y personas de todo el país pudieron superar aquella situación.

A principio de año, los incendios invadieron varias provincias argentinas. Corrientes resultó ser de las más afectadas, y sus vecinos tuvieron que ingeniárselas para continuar con sus vidas. Este es el caso de Jessica Prada y Víctor Rey, quienes con ayuda de gente de todo el país y mucha fuerza de voluntad salieron adelante.

En febrero hablaron con VíaPaís sobre la complicada situación que estaban atravesando, sobre todo porque dependen de su emprendimiento: el Hípico Santa María, una escuelita de equitación en Mercedes en donde enseñan equitación, rienda, polo, incluso equinoterapia y ofrecen cursos de doma sin violencia.

El matrimonio se conoció hace 12 años en los Esteros del Iberá cuando Prada, oriunda del Gran Buenos Aires, decidió seguir su profesión de bióloga allá. Su futuro tomó rumbo de la mano de Rey y emprendieron de esto que tanto aman: los caballos. Con sacrificio, se propusieron superar cualquier obstáculo, y lo lograron.

La desesperación de las familias de Mercedes ante el avance del fuego

En aquel entonces, los focos desatados en Corriente generaron estragos en la tierra, los animales y la salud mental de las personas. Esta familia correntina había perdido 150 hectáreas de las 200 que tenían, cuyo suelo al día de hoy le cuesta recuperarse.

Cuando las llamas se desataron en febrero, hasta mis hijos trabajaron. Con ellos apagamos el incendio en la casa de la vecina, luego apagamos la nuestra. Esa madrugada fue terrible. Me quedé desmayado arriba de una mesa después, con las botas consumidas por el fuego”, recordó Víctor.

Aun así, pudieron salir adelante gracias a la mano solidaria de sus vecinos, otras personas y organizaciones de distintos lugares que no hicieron la vista gorda. Si bien en su momento a Jessica se le ocurrió vender rifas para seguir manteniendo a sus animales -que son parte de la familia-, más ayuda continuó apareciendo.

Toda Argentina fue al rescate de Corrientes frente a los incendios

“Nos socorrieron voluntarios de todos lados, algunos venían de la capital de la provincia, otros de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza e incluso Chaco”, contó Víctor. Luego agregó: “Se instalaron en nuestra casa parar curar animales; no nos conocíamos y siempre actuaron desde el amor. Nos daban medicamento, forraje, unos cocinaban, otros limpiaban. Era un equipo de gente de todo el país”.

Hay una anécdota que esta familia tiene muy presente: en esa época, una veterinaria viajó para darles una mano y llegó a las 3 de la mañana, sin conocerlos a ellos o al campo. Para entrar debía atravesarlo, pero estaba todo oscuro, por lo que esperó a que amanezca. En medio de la noche y el frío (aquella vez hacía 2°C) aguardó hasta que los rayos de sol le permitieron ver.

Jessica Prada y Víctor Rey pudieron retomar aquello que tanto aman: su emprendimiento equino.
Jessica Prada y Víctor Rey pudieron retomar aquello que tanto aman: su emprendimiento equino. Foto: Gentileza

“Llegaban veterinarios, estudiantes veterinarios. Se fueron enterando por las noticias que estábamos luchando. Entre todos encontrábamos los caballos quemados, los cargábamos en mi camioneta, si no al hombro o con grúas. Íbamos al Hípico y los curábamos”, indicó Rey.

De 14 equinos que hallaron, salvaron a 12. Todavía tienen una yegua y un potrillo que están cuidando por las quemaduras que sufrieron. Fueron rescatados en una estancia cerca de Solari. Algunos ya los daban por muertos, pero estos correntinos se negaron a dejarlos.

“Hoy en día estamos muy bien y agradecidos. Me acuerdo que nos enviaron rollos de pastura, algo complicado de conseguir por la necesidad que hay acá. Los campos que se quemaron no lograron recuperarse y los pastos no tiene proteínas suficientes. Encima con las lluvias se humedecen y debilitan más. Para nosotros todavía es difícil porque tenemos que alimentar a nuestros caballos y a nuestras vacas”, comentó Rey.

Prada y Rey cuidan mucho a sus animales porque son parte de la familia.
Prada y Rey cuidan mucho a sus animales porque son parte de la familia. Foto: Gentileza

Sin embargo, la familia que construyeron se mantiene fuerte, con un estilo de vida rural y abocado a su pueblo. Según opinaron, esto fue lo que los mantuvo vivo, incluso en los peores momentos, cuando todo parecía perdido.

La gente salvó mi vida, mi futuro, mi familia, mis proyectos y futuros proyectos. Salvó mi felicidad”, expresó Víctor. En este sentido, aseguró: “Hay que hacer las cosas sin mirar a quién; eso es lo mejor que pudimos haber hecho, porque cuando uno los necesitó, el otro estuvo y va a estar”.

El Gobierno de Corrientes socorrió a los productores afectados por el fuego

El Gobierno de Corrientes, frente a los incendios que atravesó la provincia durante meses, decidió ayudar a los productores rurales que se vieron afectados. Por un lado, el mandatario Gustavo Valdés los eximió de impuestos temporalmente y, por el otro, les otorgó subsidios.

“Esta ayuda que nos dio a la gente de los parajes también nos sirvió mucho para salir adelante. Desde entonces, estamos tratando de sobrellevar esto, y en Corrientes hay mucha necesidad. Por eso agradecemos, porque tenemos un país muy solidario y nosotros nos sentimos protegidos”, señaló la familia de Mercedes.

Se incendió su campo en Mercedes y con ayuda de su pueblo salieron adelante.
Se incendió su campo en Mercedes y con ayuda de su pueblo salieron adelante. Foto: Gentileza

Pudieron atravesar los incendios y retomaron aquello que los apasiona

Luego de varios meses, lograron continuar con el emprendimiento. Empezaron con las clases y, aunque todavía les queda cerrar un sector de vallas, de a poco van avanzando con este sueño que vienen construyendo hace años, a pesar de las adversidades.

En el Hípico Santa María están trabajando con entre 20 y 25 caballos. Tienen ponis, caballos petizos, de salto. Son como sus hijos y los tratan como tales, pues no se manejan con violencia. Víctor los amansa y Jessica se encarga de las clases, contando con aproximadamente 40 alumnos.

Se incendió su campo en Mercedes y juntan rifas solidarias para mantener a sus caballos.
Se incendió su campo en Mercedes y juntan rifas solidarias para mantener a sus caballos. Foto: Gentileza

“Nosotros no tenemos ganancias, comemos de nuestro ganado y con la plata de los caballos los mantenemos a ellos. No hay ganancias; es satisfacción, felicidad y agradecimiento a la vida. No sacamos números para seguir adelante, ya que es muy difícil hacer lo que hacemos nosotros donde estamos. Es pura pasión”, finalizó Rey.

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.