Un nuevo estudio del Banco Mundial sobre daños socioeconómicos del cambio climático en Argentina, habla de cómo los desastres naturales, también generan pobres y marginación. Además, de la propia marcha económica de cada país. El informe releva la pérdida de activos por inundaciones y el impacto de las sequías en los rendimientos. Impactante proyección hasta 2050 sobre diferentes efectos negativos.

Las cuatro provincias con el mayor índice de pobreza como consecuencia de desastres climáticos luego de Entre Ríos son Chaco (0,10 por ciento), Santiago del Estero (0,10 por ciento), Buenos Aires (0,08 por ciento) y Corrientes (0,08 por ciento).

Efecto sequía

La bajante histórica que registra desde hace más de un año y acentuada en el primer semestre de 2021 en el Nordeste Argentino (NEA), afecta la navegabilidad de los ríos por lo cual no pueden ingresar a los puertos provinciales, navíos de gran calado por lo que la producción de las provincias no poder ser retirada. Gran parte de los ingresos fiscales dependen de las exportaciones agrícolas.

El organismo internacional demuestra que los eventos climáticos que afectan la producción agropecuaria tienen efectos negativos en la estabilidad macroeconómica. La falta de precipitaciones parece ser un factor importante en el déficit de ingresos en el total, con resultados mixtos en cada provincia.

De acuerdo al estudio del Banco Mundial los cultivos enfrentarán pérdidas de rendimientos anuales en 2050 en la mayoría de los escenarios climáticos. Los cultivos de girasol son más resilientes a cambios futuros que el trigo, el maíz o la soja, y podrían tener rendimientos más altos en algunos lugares y escenarios. La peor pérdida de rendimiento potencial en 2050 podría alcanzar el 10 por ciento en el caso del girasol, el 30 por ciento en el caso del maíz y el trigo, y hasta el 50 por ciento en el caso de la soja.

En los ríos de la región no pueden navegar barcos de gran calado. La Juntada de los sábados

“Si no hubiera adaptación, el PIB podría caer hasta un 5 por ciento en 2050, en comparación con un escenario contrafáctico sin cambio climático, y los ingresos fiscales podrían caer un 10 por ciento”, detalle el informe