La legisladora correntina había tratado al Presidente de "gato" y al jefe de Gabinete de "ratón". Se justificó diciendo que fue "una humorada".


La diputada correntina Araceli Ferreyra quedó en el ojo de la polémica este miércoles, cuando durante la presentación del jefe de Gabinete en el Congreso trató al presidente Mauricio Macri de “gato” y a Marcos Peña de “ratón”, haciendo una analogía con la caricatura infantil de “Tom y Jerry”.

Un día después, y haciéndose eco de la enorme repercusión que generó, la legisladora del PJ intentó justificar sus dichos, a los que calificó de “una humorada”, y desdramatizó la falta de respeto hacia las investiduras.

“Creo que en ese tema de los títulos y las investiduras y esas cosas de mármoles y bronces (sic), todos estamos expuestos. Más porque fue una cosa dicha con humor. Marcos Peña hasta se rio. Sí es cierto que no es lo usual que se digan este tipo de cuestiones”, señaló, en una entrevista radial con Novaresio 910.

“Me parece que todos estamos sujetos a que se hagan chanzas o críticas, no son una cuestión sacrosanta. Y podemos permitirnos ese tipo de chanzas, críticas o de humoradas”, continuó. “No fue una agresión, fue ponerlo en poco en términos humorísticos”, agregó.

De todas maneras, Ferreyra reconoció que pudo haber ofendido a algunas personas, por lo que se disculpó con los seguidores de Cambiemos. “Sí me doy cuenta de que esas palabras causaron sufrimiento o molestia en sectores que se sienten identificados con el Gobierno. A esos sí les pido disculpas si mis palabras los agraviaron”, concluyó.




Comentarios