La pronunciada bajante que viene sufriendo desde hace varios días el río Paraná ha generado diversos inconvenientes. Uno de los más evidentes es el desabastecimiento de combustible, debido a la imposibilidad de las barcazas de hidrocarburos de llegar a Puerto Vilelas.

Por ese motivo, varias estaciones de servicio de la ciudad de Corrientes permanecieron cerradas durante este miércoles y principio del jueves por falta de stock, según lo publicado por Corrientes Hoy. Otras presentaban largas filas de automóviles intentando cargar nafta, que por el momento llega por la lenta vía terrestre, lo cual provoca más demoras en la reposición.

Estaciones de servicio cerradas y otras con largas filas de vehículos por la falta de combustible. (Foto: Corrientes Hoy)

Algunas empresas decidieron tomar cartas en el asunto, como es el caso de YPF, que en el día de ayer anunció un nuevo sistema logístico para poder mantener el abastecimiento de combustible en el NEA.

Estaciones de servicio cerradas y otras con largas filas de vehículos por la falta de combustible. (Foto: Corrientes Hoy)

Si la situación en la capital provincial es preocupante, en el interior de Corrientes se volvió crítica. Algunas localidades, como Goya, Saladas y San Roque, estaban hasta ayer con quiebres completos de stock, según publicó El Litoral.

Distintas entidades especialistas del comportamiento fluvial del río Paraná estiman que la bajante continuaría durante todo el mes de agosto. La última medición del canal indicó una profundida de 2,24 metros, entre un 60 y 70% por debajo del volumen normal para esta época del año.