Gustavo Irico es ex decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba y enciende algunas luces amarillas sobre eventuales impactos que pueden venir con la segunda ola del coronavirus en Córdoba.

Con un diagnóstico poco alentador, el médico ha dicho que “estamos en una meseta alta y el sistema de salud podría complicarse en la llegada de una segunda ola”, indicó en declaraciones a Radio Nacional Córdoba.

No obstante estas perspectivas, el universitario sostuvo que “es necesario señalar que fuimos aprendiendo a medida en que la pandemia fue avanzando. En ese sentido, los equipos de salud ha presentado una entereza realmente admirable”, elogió.

En esta tónica, Irico rindió homenaje en sus expresiones al decir que “muchos profesionales de la salud han dejado la vida en el marco de la pandemia. Por eso, esta situación ha puesto a la cabeza de la preocupación de la población dos problemáticas esenciales para la sociedad: la salud y la educación”, comentó.

Finalmente, reiteró la importancia de la disciplina: “hay que insistir con los cuidados individuales y esperar que lleguen las vacunas. Córdoba ha organizado muy bien su Plan de Vacunación. Creo que son los aspectos más importantes que nos van a ayudar a enfrentar de la pandemia de la mejor forma posible”.