El proyecto de la Tarjeta Activa, para pagar una parte de los salarios, no cayó nada bien en los empleados de la Municipalidad de Córdoba, cuyo gremio ha expresado un fuerte rechazo en las últimas horas.

Mirá también: mañana de protestas en el centro cordobés.

Mediante un comunicado, el gremio municipal Suoem, ha dejado clara la posición ante la eventual aplicación de este instrumento, manifestando su oposición a “cualquier intento, propósito u objetivo que persiga alterar la normal liquidación de haberes de los trabajadores municipales”, publicaron en redes.

La tarjeta en cuestión nació como un proyecto de la Municipalidad junto con Bancor y Mastercard, y sería destinada a pagar una parte de los salarios de los empleados y su uso sólo se limita a los llamados comercios de cercanía y negocios de barrio.

Por el momento este sistema aplica con los funcionarios y los beneficiarios del programa Servidores Urbanos y es intención del intendente Martín Llaryora trasladarlo a todos los empleados, en lo que se avizora como un nuevo frente de conflicto en la ciudad.