Aseguran que hay una banda que ataca y roba a vecinos en la zona del Super Park

Deodoro Roca y Amado Roldán. La zona del Parque Sarmiento donde opera "la banda del 22". (Foto / Google Street View)
Deodoro Roca y Amado Roldán. La zona del Parque Sarmiento donde opera "la banda del 22". (Foto / Google Street View)

Se trataría de “La Banda del 22″, un grupo de 30 personas que azotan a los transeúntes.

Vecinos de la zona del Super Park están atemorizados por el accionar de “La Banda del 22″, un grupo de aproximadamente 30 personas que se dedica a robar y golpear a transeúntes. Cansados de la situación, denunciaron los hechos y piden por más presencia policial.

Según explicaron en El Show del Lagarto, los atacantes tendrían entre 18 y 40 años, se encargan de arrebatar los teléfonos celulares de aquellos que pasean por el parque. Pero si se resisten, son brutalmente golpeados.

Al respecto, los dueños de los carros emplazados en el Parque Sarmiento aseguran que los delincuentes usan cuchillos y armas de fuego. “Supuestamente se hacen llamar La banda del 22. Hay de todas las edades, de 20 a 40 años. Roban gorras o celulares. Cuando la gente se quiere defender, les pegan y los dejan moribundos en el piso”, comentaron al mismo medio.

Incluso asegura que es “muy difícil” trabajar en esas condiciones y se quejaron porque las ventas cayeron a raíz de estos hechos. “Tenemos miedo de que alguien termine muy mal, en el hospital. Incluso ya pasó con el hijo de una de las trabajadoras de acá. No viene nadie porque insultan a la gente, se drogan, un desastre”, sentenció una trabajadora.

El ataque a dos jóvenes

Facundo (19) contó que fue víctima de la patota en la zona del Super Park. “Me dí vuelta y me pidieron el celular. Le dije que no se lo iba a dar, y se acercaron muchos chicos de diferentes edades. Uno me cortó la bandolera. Cuando me quise defender, me empezaron a pegar”, relató al medio antes mencionado.

Otra de las denuncias fue hecha por un adolescente de 15 años, quien aseguró que lo atacaron en barrio Empalme. “Estaba volviendo a mi casa de entrenar. Lo primero que me dijeron fue ‘dame el chaleco y la gorra’ y como me resistí uno me agarró del cuello y me tiró al piso”, recordó y detalló que fueron los vecinos quienes espantaron a los atacantes.