Luciano Sincic es el primer chef cordobés en traer a la gastronomía la impronta de los países nórdicos. Conocé sobre su trabajo.


Experiencia Nórdico es una propuesta diferente. Al traspasar la puerta del lugar, enseguida se puede identificar que la idiosincrasia de los vikingos está presente en cada rincón. La cocina no es ajena a todo lo que allí ocurre, los objetos de decoración también acompañan la idea que quiso plasmarse desde el inicio de la idea.

Luciano Sincic es uno de los socios del restaurante emplazado en el barrio Cerro de las Rosas (el otro es Pablo Passeri) y es el “famoso” Chef Vikingo, el primer cordobés en traer a su cocina la impronta de los países nórdicos. Pero la iniciativa no es un capricho, el Vikingo profesa (y tiene tatuada) la filosofía de vida de los pueblos de esa región.

Sus platos buscan fusionar la comida escandinava con la tradición argentina y entonces surgen propuestas como: asados al gancho, vegetales, papas, hortalizas y carnes al fuego.

Las distintas propuestas que ofrece Nórdico

“Acá no vas a encontrar los típicos 10 pasos que están de moda. Nos alejamos de esas tendencias en favor de ingredientes frescos, locales, y técnicas de preparación originales”, aclara el chef ni bien nos sentamos a la mesa.

Apasionado por la cultura de los países nórdicos, Luciano comparte mucho de la filosofía vikinga. “Creo en el poder de la tradición y el poder de la memoria. Es fundamental no olvidar de dónde viene uno, mantener siempre la memoria activa”, indica a Vía Córdoba Chef Vikingo, quien incursionó en la cocina desde muy pequeño y no tiene una formación formal pero sí una vasta experiencia en el medio.

Las distintas propuestas que ofrece Nórdico

El cordobés le pone su impronta a la gastronomía y se define como un cocinero intuitivo, que resalta el amor por la tierra y sus productos, rememorando el olor a comida casera y las recetas de la abuela. “En mi estilo de cocina busco regresar a la raíz de los alimentos. Mis platos son sencillos, con procesos de cocción innovadores como el ahumado, un método que potencia al máximo el sabor y la textura de los ingredientes”, relata.

Inquieto y curioso, el Vikingo considera que la cocina es una conquista, casi artística. Que la comida abre la cabeza y crea experiencias, un arte con un poder increíble. Y en todo el camino recorrido hasta aquí siempre le despertaron admiración otros colegas. “Hay tres que admiro: Francis Mallman; la simpleza de Christophe y a Donato de Santis”, cierra.

Las distintas propuestas que ofrece Nórdico






Comentarios