Seguirá imputado por orden del fiscal del caso. Los $ 262 mil jamás aparecieron. 


El fiscal Raúl Garzón dispuso la liberación del estudiante de 18 años del colegio Ábalos de Guiñazú, acusado de haber robado el dinero recaudado para la cena de egresados.

El joven, de apellido Albornoz, continuará imputado por los presuntos delitos de “robo” y “falso testimonio”. Para el fiscal Garzón, el estudiante les pidió a dos “amigos” que le robaran el dinero que llevaba en una mochila, y que habían reunido con esfuerzo todos los alumnos para pagar la cena del 21 de diciembre.

Los $ 262 mil no fueron hallados hasta el momento, consignó Mitre Córdoba.

El robo conmocionó a la comunidad educativa de ese sector del norte de la ciudad de Córdoba. El dinero había sido reunido, en parte, por el aporte de los propios estudiantes, y por otra parte por el abono de la tarjeta.

La fiesta de egresados fue cancelada. 






Comentarios