Tras la fumigación y que se reanudara la actividad, regresaron en el turno noche. Se suspendieron las clases.


Cuando todo parecía que volvía a la normalidad en el colegio Alejandro Carbó, en pleno centro de nuestra capital, las cosas volvieron a complicarse con los murciélagos, que regresaron a los pasillos del establecimiento.

Apenas habían pasado unas horas de la fumigación y la vuelta a clases cuando esta noche de lunes volvieron a aparecer estos animalitos, provocando que nuevamente se suspendieran las actividades. 

Al parecer, tampoco se abrirían este martes las aulas, al menos hasta el mediodía, de acuerdo con lo informado por el periodista Andrés Ferreyra. 




Comentarios