Los cordobeses hablamos con mucho orgullo de lo que es cordobés. Sobre todo en los casos en los que eso representa un punto como para agrandarse. Y la verdad es que, en materia artística y humana, estos dos referentes claramente ingresan en esa categoría. Piñón Fijo y Los Caligaris, cada uno en lo suyo, supieron trascender todas las fronteras, hasta las más impensadas. A ellos los unen varias cuestiones: la música, la cordobesismo y las sonrisas.

La unión artística se prevé como inmejorable. Ya vivieron la experiencia de compartir escenario en La Trastienda, en Buenos Aires, cuando el payaso más famoso participó del festejo por los 20 años de la banda de Residencial América. Piñón estaba por la capital argentina y se contactó con el grupo para decirles que quería ir a ver el show. Nada de ver; fue, pero para acompañar a los muchachos y ser parte del espectáculo. Cuando el payaso subió, el público enloqueció. Empezaron a hacer chilenitas...

El gran momento compartido ofició de disparador para que ahora, jugando de local, los muchachos se potencien, asegurando diversión a todos los puntos cardinales. La cosa será este domingo y con dos funciones; a las 14.30 y a las 17 horas.

Ellos

Será un momento de festejo para ambas partes de esta poderosa conjunción. En este mes, Piñón está cumpliendo 29 años de trayectoria.

Aquel personaje, que vino desde Deán Funes, se ganó el cariño de grandes y chicos a partir de sus canciones, su humor y una personalidad que refleja todo lo que necesitamos que nos rodee.

Primero en solitario, y después con sus hijos Sol y Jere, Piñón fue haciendo crecer a su personaje, transformándose en uno de los preferidos de la familia en la tele y en el teatro (también a nivel interna- cional), con el Chu chu ua, Chu chu ua como génesis.

Por su parte, Los Caligaris llevan dos décadas con su particular estilo. Con el cuarteto y el rock de fondo, pero pasando por diversos ritmos urbanos y generando una música que se escucha en todo el continente. Y con el detalle circense siempre presente.

Su explosión se dio fuertemente en México, una tierra que rápidamente los adoptó. Entonces ya no sorprende ver que allá se presentan ante multitudes de 25 mil personas. Acá la cosa fue más lenta.

Pero también acompañando el crecimiento que en todo sentido fue teniendo esta banda, con Nadie es perfecto (el Cara de pipa) como génesis.

Embajadores

Tanto Piñón Fijo como Los Caligaris se transforman en grandes exponentes de Córdoba, desde la tonada hasta la manera de contar y cantar. Y con la destacable capacidad de saber llegar a todos, sin importar edad ni ningún otro tipo de diversidad.

La propuesta luce sumamente atractiva. Los Caligaris haciendo versiones de las canciones de Piñón y el payaso animándose a darle vida a los éxitos de la banda, transformadas en versiones más infantiles. Y con el Cabrito haciendo de las suyas.

Entradas

Las anticipadas se adquieren en boleterías de Cruz Roja 200 e Independencia 541. También a través de sistema Ticketek. Los precios van desde los 235 hasta los 555 pesos. Abonan todos los mayores de 2 años. Efectivo. Naranja, 3 y 6 cuotas.

Mirá también: Los Caligaris, con México a sus pies

Mirá también: Escuchá Frijoles, lo nuevo de Los Caligaris

Mirá también: Por primera vez, Piñón Fijo y el Payaso Ricky, juntos