Tiene su puesto de praliné en pleno Centro de Córdoba y en este hay un cartel que llamó la atención de varios clientes ya que Iván no sólo acepta pesos por sus productos sino que también recibe libros usados, como parte de pago.

Su historia fue puesta de relieve por el fotográfo Emiliano Damonte, que compartió la imagen en su Instagram y rápidamente captó la atención en las redes.

Iván, que ofrece praliné y otros manjares para los peatones tiene su puesto en la esquina de San Jerónimo y Maipú, a poquísimos metros del corazón de la ciudad y se ilusiona con el regreso de los muchos cordobeses que normalmente pasan por allí.

Mientras eso está por verse, el vendedor no baja los brazos y abre su puesto a la espera de ganar el sustento y también de algo bueno para leer: "confieso que soy adicto a la lectura", reconoce el propio Iván en su cartel.

¿Qué libros acepta? le preguntó el fotógrafo y el ávido lector asegura que "cualquiera, no importa el género", expresa este vendedor que se ha vuelto viral en las redes en los últimos días.