El Concejo Deliberante de Córdoba aprobó este viernes la emergencia del transporte urbano, que le otorga al Ejecutivo municipal la facultad para rediseñar el sistema.

Fue con 16 votos positivos y 15 negativos, en una jornada signada por protestas de choferes en la ciudad capital, convertida en un caos por la marcha convocada por UTA Córdoba. Y el paro de colectivos urbanos sigue.

El secretario de Movilidad Urbana, Marcelo Mansilla, participó de la sesión respondiendo las inquietudes de los ediles sobre el proyecto, que consta tan sólo de tres artículos.

Y garantizó que no habrá "transporte irregular" mientras dure la emergencia. "No vamos a avalar a servicios individuales de transporte ni masivos en situación irregular".