Hubo incidentes porque Veteranos de Malvinas quisieron bajarla. Desde este lunes, volverá a ondear el pabllón Nacional.


La bandera de la diversidad de genero que se izó el pasado viernes en el Parque Sarmiento, desencadenó todo tipo de reacciones el fin de semana, desde que ayer sábado excombatientes de Malvinas la arriaron para que volviera a flamear el pabellón argentino. Pero se alcanzó un acuerdo para terminar con la disputa.

La tensión aumentó este domingo, cuando un grupo más numeroso de Veteranos de las islas y otros manifestantes intentaron bajarla otra vez.

En los cruces con la Policía y partidarios a favor de la diversidad, se rompió además una placa instalada por la Municipalidad para conmemorar el Dia Internacional del Orgullo.

Finalmente, se abrió un canal de diálogo entre las partes y hubo acuerdo: la bandera LGBTIQ se mantendrá colocada hasta la medianoche de este domingo. Y mañana lunes a las 8.30 volverá a izarse la bandera  argentina en le mástil en el que estaba.




Comentarios