Expertos hablaron con Vía Córdoba y plantearon el panorama: en algunos sectores la preocupación es extrema y el futuro "apocalíptico". Mientras que en otros la situación no varió. Estos son los efectos.


Cuando ya llevamos poco más de 35 días desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, por el avance de la pandemia de coronavirus, diferentes economías se vieron afectadas por este parate y Córdoba no es la excepción.

Desde Vía Córdoba consultamos a diferentes expertos e involucrados en la actividad económica para averiguar los efectos que tuvo la cuarentena en el turismo y el campo, dos de las economías que mayor volumen de personas y dinero mueven en la provincia.

“Si no hay vacuna, no hay turismo”

Con un parate total de su actividad, el turismo fue de los principales afectados en la provincia. En este sentido consultamos a José González, presidente de la Cámara de Turismo de Córdoba, quien aseguró que por el freno en la actividad hay en riesgo más de 50.000 puestos de trabajo

“Al estar impedidos de hacer ninguna actividad, con el cierre de hoteles, restaurante, de agentes de viaje, la imposibilidad de viajes aéreos y terrestre se hace muy dificil y muy apocalíptico. No se ve en el corto plazo la posibilidad de una apertura para la actividad”, arrancó opinando González

Imágenes de la terminal de Córdoba vacía en plena cuarentena por coronavirus.

En este sentido, otro de los consultados también advirtió por el presente de la actividad. Se trata de Gustavo Peralta, presidente de la Asociación Cordobesa de Agencias de Viaje, quien aseguró “Venimos desde hace varios años con una merma considerable en la venta. Las devaluaciones de los últimos años hicieron que vendamos menos. El ‘impuesto país’ hizo que literalmente perdamos la temporada y que en enero y febrero haya caído un 60 por ciento”.

Además, reconoció que desde el inicio de la pandemia las caídas cayeron un 100 por ciento. Esto los obligó a buscar nuevas alternativas. “Estamos sabiendo de agencias que han cerrado y otras que se están reconvirtiendo. Se está buscando regularizar las propias normas como para darle oxigeno a los agentes de viaje como por ejemplo que se junten con un colega en la misma estructura, dar la posibilidad de que la agencia de viaje conviva con otra actividad por ejemplo una librería o un cafetería, darle herramientas para que puedan pasar esta situación de crisis”.

A su turno, González consideró insuficiente las medidas adoptadas por el Gobierno nacional: “No alcanzan. Hay sectores dentro del turismo que no pueden acercarse a ninguna de estas opciones”, planteó. Y agregó: “Otro problema es que a nivel municipal y provincial es poco lo que se ha hecho, prácticamente nada”.

El panorama para el futuro de esta actividad tampoco parece muy alentador ya que tomará tiempo para que se reactive una vez que se levanten las restricciones y continúe la vida normal. “Por lo que se puede vislumbrar ya nos avisaron que la apertura no va a ser inmediata, con mucha suerte se podrá abrir hacia fines de año”, explicó González.

Locales de la terminal de Córdoba cerrados en plena cuarentena por coronavirus.

Mientras que Peralta estimó: “Entendemos que va a ser el ultimo en sector en recuperarse. Como dice la frase: ‘si no hay vacuna, no hay turismo’, nadie va a querer viajar. Los mejores augurios son hasta el 2021, los peores indican que puede durar dos años. El panorama es muy sombrío, al no tener un final de cuarentena no se puede analizar nada”.

Otro gran problema es el mantenimiento de los puestos laborales. “Sin lugar a dudas pueden comenzar a haber despidos. Solamente entre hotelería y gastronomía ocupan 40 mil trabajadores que son 40 mil familias afectadas. Los agentes de viaje ocupan otras 2.000 personas. Pero infelizmente si no viene una ayuda ya y definitiva, el panorama es oscuro“, se lamentó González.

A su vez, el presidente de la Cámara remarcó que “hay mucha charla y poca resolución”. Entre las propuestas que enumeró para que la situación sea más llevadera destacó: “Se podría aplicar exención de impuestos o postergación de pagos de Ingresos Brutos, IVA o Ganancias. Si no recaudamos no tenemos posibilidad de pagar. Nos sentimos bastante solos”.

El campo en plena actividad

Otra de las actividades que lleva adelante Córdoba es la que tiene que ver con la agricultura. La producción de granos y cereales y su posterior exportación continuaron durante la cuarentena de manera normal por lo que no se vió afectada de manera negativa. Incluso la cosecha estaba siendo buena según estimaron especialistas. Aún así, se advirtieron caídas en los precios a nivel mundial. Los principales afectados fueron la soja y el maíz, al haber una mayor disposición de granos en el mercado.

“La parte productiva se desarrolló de forma normal. Al agro no le afectó tanto, aunque hay algunos problemas de logística. Afecta en términos de precios por la demanda mundial. Al tener menor demanda, los precios caen”, detalló Gonzalo Augusto, economista jefe de la Bolsa de Cereales. Aún así, el especialista descarta que se comprometan puestos de trabajo.

Cosecha de maíz.

“La industria manufacturera, como la transformación de grano en otros productos, puede que se vea afectada. Por ejemplo, el etanol se frenó un poco porque disminuyó la demanda de combustibles”, reconoció el economista a Vía Córdoba.

Otro de los factores en los cuales podría haber influido la cuarentena y el avance de la pandemia por coronavirus es en el sector de exportaciones, pero allí tampoco hubo una gran incidencia según Augusto. “Por ahora no afectó el volumen de exportaciones sino el precio. Aparte China se esta recuperando, pero va a llevar un tiempo. Esto va a empezar a dinamizarse a fin de año, principio del año que viene“, aseguró.

Lógicamente, emparentado con esté sector está la producción de maquinaria agrícola. José María López está al frente de Pauny, una de las más reconocidas marcas y productoras de tractores de Córdoba y también habló con este medio sobre la particular situación que les toca vivir.

José María López, de Pauny. (Foto: La Nación)

“Fuimos una de las primeras excepciones de la cuarentena. Nosotros abrimos la fabrica durante 10 dias y tuvimos que volver a cerrar porque nos encontramos con que los registros estaban cerrados y como la mayoría compra con créditos, no se podían registrar prendas y no salían. Las financiaciones de los bancos tampoco están y la mayoría de nuestros proveedores estaban desabastecidos”, explicó López que tiene su planta en Las Varillas.

Aún así, reconoce que no están en riesgo los casi 600 puestos de trabajo con los que cuenta en la empresa. “Tuvimos un muy buen año. Si bien las ventas cayeron entre un 20 y 30 por ciento los últimos dos años, mientras existan créditos de los bancos lo nuestro funciona. Las ventas siguen. Igualmente yo tengo 60 o 70 tractores parados porque tienen faltantes de insumos”.

Panorama general

Lógicamente estas actividades no serán las únicas que sentirán el efecto de la cuarentena, David Miazzo, economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada) planteó a Vía Córdoba un panorama general de la situación económica.

“Producto primero de la pandemia y después de la cuarentena, en el corto plazo y también en el mediano plazo lo principalmente afectado es todo lo referente al turismo, gastronomía y transporte. En el caso de Córdoba le va a pegar de especial manera por la importancia del turismo en las Sierras”, arrancó explicando el economista.

Y agregó: “Después el segundo nivel de golpeo es todo el sector de consumo donde tal vez el de consumo de bienes de uso (autos, electrodomésticos) ha sido el mas golpeado y tal vez sea golpeado en un mediano plazo por la caída del consumo y la recesión”.

Largas colas en la puerta de los supermercados.

A esto también se le suman aquellos abocados al rubro de consumo masivo no alimenticio. Aún así, Miazzo reconoció que algunos de estos sectores “se pudieron adaptar gracias al e-commerce. Parte de ese sector ha podido seguir haciendo algo y es al que se le van a dar mayor libertad poco a poco”.

Los que también sentirán el impacto de este parate son los dedicados al rubro gastronómico. “Restaurantes en zona turística van a tener un año muy complejo. La parte gastronómica de ciudades han podido rearmarse para vender a domicilio, pero claramente ha sido un sector complicado”, explicó Miazzo.

De todo este panorama oscuro, el economista exceptuó al rubro dedicado al consumo alimenticio. “Prácticamente no ha sufrido ningún impacto dado que la gente sigue consumiendo. Al inicio de la cuarentena hubo un salto de consumo por el peligro de desabastecimiento”, remarcó.

Supermercados y mayoristas colapsados por el coronavirus en mendoza

Y agregó: “El agro siguió trabajando y venimos de una buena cosecha, por eso no necesariamente no va a tener un mal año. Claramente tenemos caída en el precio de la soja y del maiz y venimos de suba de derechos de exportación, eso hace contraer la rentabilidad agricola y hace que se transmita a la industria de la maquinaria agricola”.

Aún así despegó esta industria del resto de la metalmecánica o autopartista. “Van a estar con dinámicas distintas, la de la maquinaria va a ser mejor. no necesariamente le va a ir mejor que el año pasado”, consideró.

Por último planteó el panorama futuro que se espera, y no parece para nada alentador. “Vamos a tener aumento de nivel de desempleo, muchas Pymes van a estar complicadas por el corte de la cadena de pagos y del consumo. Vamos a ver caída del poder adquisitivo. Además, sectores muy complicados van a transferir esos costos a los precios”, sentenció.




Comentarios