Liliana Navarro adujo una "relación de amistad" con los acusados, por lo que no será parte en la decisión sobre la excarcelación.


Mientras los líderes del Surrbac, Mauricio Saillén y Pascual Catrambone, siguen en Bouwer por presunta asociación ilícita y lavado de dinero, se sumó un nuevo capítulo a una novela judicial que parecer ir para largo: se apartó la jueza que debía decidir sobre las excarcelaciones de ambos.

“Solicito que se me inhiba de entender en los presentes actuados (…) debido a la relación de amistad que conservo con los mencionados”, manifestó la jueza Liliana Navarro, quien debía originalmente formar parte del Tribunal que decidirá si libera a los acusados.

Un hijo de Navarro fue recolector de residuos, y en redes sociales se puede apreciar esa cercanía con el Surrbac, consignó ElDoce.tv.

El comunicado de la jueza Navarro. (ElDoce.tv).




Comentarios