Entre otras decisiones de la Unión Bellvillense de Estudiantes Secundarios (Ubes), todos los colegios se unen para una sola fiesta de egresados.


La inclusión tomó un auge importante en la última década en Argentina, y eso es fabuloso.

Pero en la ciudad cordobesa de Bell Ville los estudiantes secundarios definitivamente están más adelantados: desde hace 71 años, la Unión Bellvillense de Estudiantes Secundarios (Ubes) toma medidas inclusivas que no tienen antecedentes en la provincia y, aseguran algunos, tampoco en el país.

La Ubes, que funciona de manera independiente, con presupuesto propio y autonomía política, organiza actividades culturales y sociales que involucran a todos los colegios de la región, sin distinción alguna.

Entre ellas se destaca la realización de una sola fiesta de egresados para todos, consignó La Voz del Interior.

“Así nació, con la premisa de la igualdad”, explicó Mariano Cabrera (17), actual presidente de Ubes.

La vida política de Ubes también se basa en una premisa democrática: a sus directivos los eligen, mediante voto, todos los alumnos de las escuelas secundarias.

Más de 70 años de democracia en un país que debería aprender de sus estudiantes.




Comentarios