Por Marcelo Chaijale. La Gloria cayó ante el equipo de La Banda y fue ovacionado por su gente tras cumplir su mejor temporada.


De pie, el público despidió al equipo. A Instituto le costó el partido, lo sufrió, pero nunca bajó los brazos, lo peleó y su gente, esa que colmó casi en toda la campaña el Ángel Sandrín, le dedicó una conmovedora despedida.

La Gloria cayó 87-80 con Olímpico La Banda y con el 1-3 en contra en la serie se despidió de una temporada inolvidable en la Liga Nacional.

El elenco dirigido por Ariel Rearte lo peleó más de lo que lo jugó tras el gran inicio de la visita, que se adueñó del partido con mucha intensidad defensiva y un Adrián Boccia indetenible.

Olímpico sacó 10 de ventaja casi de arranque y se quedó con el primer cuarto 26-20. 

Los Albirrojos, viniendo de atrás en el marcador y con algunos pitazos dudosos de los árbitros, se fueron de partido, y los santiagueños alargaron a 11 (28-39) en 5 minutos del segundo segmento.

Con el empuje de su público volvió a acortar distancias Instituto, pero la calidad del base de La Banda, Maxi Stanic, le permitió mantener el mando al elenco visitante.

Ya en el segundo tiempo, la Gloria defendió con intensidad y empezó a limar la diferencia, pero Olímpico siempre le hizo pagar muy caro los errores y siguió mandando, 64-59 cerrando el tercer segmento.

Con Pablo Bertone encabezando la dura marca y anotando, el elenco de Alta Córdoba se puso a 3, pero se bajó la luz en el Sandrín, el partido se detuvo y frenó el envión Albirrojo. 

Perdía 72-75 con poco más de tres minutos por jugar cuando se detuvo el cotejo. Al regreso, Kyle Lamonte se hizo cargo del ataque de Olímpico, que se quedó con la victoria, la serie y avanzó a las semifinales del Norte.

Instituto se quedó con el sabor amargo de la eliminación, pero sabiendo que cumplió.




Comentarios