El ex secretario de Seguridad kirchnerista negó que funcionarios provinciales le hayan pedido ayuda durante los saqueos. "Se les fue de las manos y quieren culparnos", disparó.


“Se les fue de las manos y quieren culparnos”. Así de contundente fue la respuesta del ex secretario de Seguridad kirchnerista, Sergio Berni (foto), a las declaraciones de funcionarios provinciales que lo acusan de no haber brindado ayuda a Córdoba durante el motín policial que derivó en saqueos trágicos en diciembre de 2013.

“Nadie, absolutamente nadie se comunicó ni a la Secretaría de Seguridad, ni a mi teléfono personal”, aseveró Berni en diálogo con Cadena3

“Celebro que esta investigación se haga para que el pueblo sepa. Con un solo pedido de la sábana de las llamadas telefónicas la Justicia va a tener toda la respuestas”, desafió.

La consulta a Berni fue luego de que la Justicia Federal de Córdoba lo imputó por presunto “incumplimiento de los deberes de funcionario público”

La fiscal federal Graciela López de Filoñuk promovió la acción penal contra Berni; contra el ex jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich; y contra la ex ministra de Seguridad, Cecilia Rodríguez, todos funcionarios de Cristina Fernández de Kirchner en aquel entonces.

La fiscal los imputó porque “no habrían respondido a los llamados que les hicieron desde Córdoba aquellos días tan aciagos”, según sus propias palabras. Entre otros, López de Filoñuk se basó en el testimonio del legislador delasotista Oscar González, quien durante el juicio a 56 policías acuartelados declaró que “nunca nadie” le atendió el teéfono en la Casa Rosada.

Al respecto, Berni retrucó: “Había una orden para que no se generara ningún tipo de comunicación hasta que no llegara (José Manuel De la Sota) a la provincia. Claramente hubo un vacío de autoridad y todo se le fue de manos”.

“La seguridad, por la Constitución, está delegada a cada una de las provincias. Si el Gobierno de Córdoba hubiese querido que el Gobierno nacional actuara hubiese generado los canales institucionales para que sucediera. Claramente era más fácil echar culpa a otros que asumir sus propias responsabilidades“, argumentó el ex funcionario K.

El juez federal Hugo Vaca Narvaja debe determinar ahora si hace lugar a las imputaciones promovidas por la fiscal. 






Comentarios